Yo voy Soñando Caminos, Antonio Machado

Publicidad
Yo voy soñando caminos
de la tarde. ¡Las colinas
doradas, los verdes pinos,
las polvorientas encinas!...
¿Adónde el camino irá?
Yo voy cantando, viajero
a lo largo del sendero...
-la tarde cayendo está-.
"En el corazón tenía
"la espina de una pasión;
"logré arrancármela un día:
"ya no siento el corazón".

Y todo el campo un momento
se queda, mudo y sombrío,
meditando. Suena el viento
en los álamos del río.

La tarde más se oscurece;
y el camino que serpea
y débilmente blanquea
se enturbia y desaparece.

Mi cantar vuelve a plañir:
"Aguda espina dorada,
"quién te pudiera sentir
"en el corazón clavada".

>> Siguiente >>

Análisis

El poeta recuerda y contempla lo que le rodea, el paisaje y se pregunta acerca de su futuro, su camino vital. Los caminos lo emocionan y su recuerdo está presente en él. Esta visión se pierde en el infinito y le hace soñar. En cierto modo habla de sí mismo sin saber dónde le llevará su vida.

Publicidad

Este recuerdo entristece su presente, lo que le rodea y le hace sentir más pequeño y sobrecogido al notar el viento. La melodía de una canción resuena en la mente del poeta y el recuerdo un amor perdido, que sufrió y que le hirió haciendo que se sintiera vacío.

Fue un amor que se acabó y fue inesperado por todos. Dejó sin palabras a quienes conocían su relación. El camino al andar se vuelve, tras esta pérdida, tortuoso y la tarde lo difumina. Todo se vuelve irreal cuando anochece. El camino de vuelta es como una ensoñación que se animaliza, simulando una serpiente hasta que desaparece.

Al final del poema, el recuerdo y la tristeza siguen estando presentes. El poeta está tan dolido que ni el calor de los rayos del sol le hacen sentir algo. El poeta desea recuperar el amor, los sentimientos que le provocan, para poder salir adelante y sentirse vivo nuevamente.

Nuevamente estamos ante un poema en el que hay una necesidad del autor por continuar su camino vital, pero siempre acompañado de otra persona, en este caso una mujer. Lo importante no es la pérdida de la pareja, si no la relación que había entre ambos y que era parte importante en la creatividad poética del autor, además de su estabilidad emocional.

Esto es algo que vemos en muchos poemas ya que, a diferencia de las poetas, hay una necesidad de mantener una relación íntima con alguien. En los autores masculinos hay nada dependencia de lo femenino como vehículo inspirador y estabilizador.

Con esto no se pretende hacer ningún tipo de comentario sexista, si no que en la poesía de autores masculinos la presencia de la mujer es necesaria y esencial, tanto la plasmación de la relación a través de los versos, como punto de referencia en los sentimientos del poeta.


Volver Inicio