El viento en la isla, Pablo Neruda

Publicidad
El viento es un caballo:
óyelo cómo corre
por el mar, por el cielo.

Quiere llevarme: escucha
cómo recorre el mundo
para llevarme lejos.

Escóndeme en tus brazos
por esta noche sola,
mientras la lluvia rompe
contra el mar y la tierra
su boca innumerable.

Escucha como el viento
me llama galopando
para llevarme lejos.

Con tu frente en mi frente,
con tu boca en mi boca,
atados nuestros cuerpos
al amor que nos quema,
deja que el viento pase
sin que pueda llevarme.

Deja que el viento corra
coronado de espuma,
que me llame y me busque
galopando en la sombra,
mientras yo, sumergido
bajo tus grandes ojos,
por esta noche sola
descansaré, amor mío.

>> Siguiente >>

Análisis

“El viento en la isla” pertenece a Los versos del capitán, poemario publicado en 1952 en Italia anónimamente en una edición limitada de un puñado de ejemplares. Una década más tarde apareció en Chile ya con el nombre del autor. Resulta un caso curioso en la obra de Neruda ya que el poeta decidió, junto al pintor Paolo Ricci y otros amigos, publicar este libro de forma anónima. La forma en que fue concebido arroja luz sobre sus versos.

Publicidad

En el prólogo del libro publicado en 1952 se señala que los poemas están escritos por un soldado republicano durante la Guerra Civil española exponiendo en ellos una fronteriza y pasional historia de amor con una artista. La realidad era otra. Neruda no quiso que su nombre apareciese junto al poemario puesto que sus versos estaban inspirados en una relación que mantuvo con una amante.

A finales de los 50, y ya en el exilio, Neruda inicia una relación con Matilde Urrutia mientras aun estaba casado con Delia del Carril. Durante su estancia en Capri, lejos de su mujer, el poeta escribe varios de los poemas de Los versos del capitán. Una década más tarde, cuando el poemario se publica en Chile, Neruda explica que no quiso ofender a la que era su esposa. De ahí que lo publicase de forma anónima y con una tirada muy limitada.

La referencia a este affaire es necesaria, por tanto, para interpretar Los versos del capitán que está dividido en cinco grupos de poemas. “El viento en la isla” pertenece al apartado “El amor”. Y de eso trata la pieza que nos ocupa. Fascinado por el ambiente en el que se encuentra, los versos son una combinación de elementos naturales, pasión amorosa y temor al abandono.

La isla de Capri es el escenario ideal para un ardiente encuentro amoroso. El viento, el mar, la tierra y la lluvia fluyen a través de los versos transmitiendo al lector una atmósfera mítica, atemporal. Las referencias constantes al viento señalan la naturaleza de esa pasión prohibida. El poeta teme que la responsabilidad, el recuerdo pongan fin a su pasión. Por eso busca esconderse en el regazo de su amada. A pesar de su aislamiento, el yo poético no puede evitar sentir incertidumbre: tal vez esa isla solo sea un paréntesis y deba volver. Quizás esa pasión pronto no sea más que un recuerdo.

Pero en la segunda parte de la pieza el poeta decide abandonarse al amor. La noche como escenario en el que los cuerpos y las almas se unen para dar la espalda al miedo. Mientras las olas rompen en el acantilado y el viento azota la isla, los dos enamorados se abrazan y el yo poético descansa.

“El viento en la isla” es un poema que transmite la incertidumbre, la huida y la pasión de una relación ardiente. De nuevo, Neruda expone su deseo de encontrar la verdad en el amor, o al menos, de lograr un momentáneo descanso espiritual en una noche de pasión.


Volver Inicio