Todavía, Mario Benedetti

Publicidad
No lo creo todavía
estás llegando a mi lado
y la noche es un puñado
de estrellas y de alegría

palpo gusto escucho y veo
tu rostro tu paso largo
tus manos y sin embargo
todavía no lo creo

tu regreso tiene tanto
que ver contigo y conmigo
que por cábala lo digo
y por las dudas lo canto

nadie nunca te reemplaza
y las cosas más triviales
se vuelven fundamentales
porque estás llegando a casa

sin embargo todavía
dudo de esta buena suerte
porque el cielo de tenerte
me parece fantasía

pero venís y es seguro
y venís con tu mirada
y por eso tu llegada
hace mágico el futuro

y aunque no siempre he entendido
mis culpas y mis fracasos
en cambio sé que en tus brazos
el mundo tiene sentido

y si beso la osadía
y el misterio de tus labios
no habrá dudas ni resabios
te querré más
todavía.

>> Siguiente >>

Análisis

El poeta siente que todo se llena de luz, felicidad, mientras espera la llegada de la amada. Todos sus sentidos están llenos de ella, de la mujer que desea. No puede sentirse más feliz. Están destinados a reencontrarse, a estar juntos. Aun así tiene dudas y miedos, pero desea estar a su lado.

Publicidad

Ninguna otra relación le ha dado lo que ella. Es única. Lo es todo en su vida. El poeta aun no cree que ella regrese. Desea mirarla a los ojos porque es algo mágico para él. Es consciente de sus errores pasados en la relación, pero también sabe que es su mundo, su vida y quiere estar a su lado. El beso con ella es su sello en una relación que anhela. A su lado, reitera nuevamente su felicidad y la amara más cuando pueda tenerla.

La fuerza del amor hace que los caminos se crucen cuando menos lo esperamos. En este poema, Benedetti nos habla de una pareja que se rompió en el pasado. Nos habla de dos personas que continuaron su camino y trayectoria vitales durante mucho tiempo, alejados el uno del otro y, sin embargo, conectados emocional y afectivamente.

No sabemos exactamente los motivos que hubo para qué se produjera el reencuentro. El poeta se centra en el deseo de ambos de unirse nuevamente. Ambos anhelan no solamente el contacto físico, sino volver a convivir como pareja, a realizar un camino en común.

En principio, el poeta también se centra en los sentimientos desbordados del personaje masculino hacia la mujer que ama. En todo el tiempo que estuvieron separados no hubo otra persona en su vida que lo llenara tanto como su amada. No hay comparación posible porque no hubo otra mujer a la que amar. Seguramente a ella también le sucede lo mismo y, al saber ambos que tenían que estar juntos, de que el amor los unía irremediablemente allá donde estuvieran, por muy alejados que estuviera en el uno del otro, la decisión de unirse nuevamente era algo natural.

El poeta nos habla de un sentimiento que es imposible de controlar. El amor es algo que supera cualquier barrera, por muy alta que sea. No podemos hacer nada para impedir que dos personas se amen y es por ello que lo mejor es dejar que estén juntos. No se pueden poner obstáculos al amor porque este todo lo puede.


Volver Inicio