Soneto de la Rima Pobre, Andrés Eloy Blanco

Publicidad
Me das tu pan en tu mano amasado,
me das tu pan en tu fogón cocido,
me das tu pan en tu piedra molido,
me das tu pan en tu pilón pilado.

Me das tu rancho en tu palma arropado,
me das tu lecho en tu rincón sumido,
me das tu sorbo, a tu sed exprimido,
me das tu traje, en tu sudor sudado.

Me das, oh Juan, tu dame de mendigo,
me das, oh Juan, tu toma de pobrero,
tu clara fe, tu oscuro desabrigo,
y yo te doy, por lo que dando espero,
el oscuro esperar con que te sigo
y el claro corazón con que te quiero.

>> Siguiente >>

Análisis

El pobre que hace su propio pan, su masa, horneándolo, moliendo el grano, etcétera, es generoso y comparte sin pensar. Únicamente piensa en el prójimo. Comparte su comida tradicional (esa hoja de palma y no plato), ofrece un techo, alivia nuestra sed y ofrece ropa, sabiendo lo que le cuesta conseguirlo: su trabajo y sudor.

Publicidad

Ese hombre del que habla el poeta, Juan, y de cómo con toda su pobreza ofrece lo que tiene, él siente que lo hace por fe. El poeta quiere corresponderle porque conoce su sufrimiento, pero también el amor con el que trata al prójimo y eso hace que reciba lo mismo del poeta, ese amor que el poeta corresponde.

En este caso, el poeta nos ofrece una visión social de la realidad de su país. La sociedad de este es pobre, tiene muy pocos recursos y, aun así, es solidario con aquellas que tienen igual o menos que ellos. La mentalidad de la sociedad es la de compartir, es la de ayudar sin esperar nada a cambio, es la de dar comida al hambriento y agua al sediento. Es una visión religiosa, que no católica, de la vida.

Es por ello que, de alguna manera, el poeta quiere agradecer a todo el pueblo, a toda esa sociedad que colabora para que nadie sufra y a nadie le falte algo que llevarse a la boca, a través de estos versos, de este poema. De esta manera está denunciando la pobreza de una gran parte de la sociedad y poniendo en valor la generosidad de la misma respecto a los que menos tienen.

De la misma forma, también denuncia, critica y ataca al poder establecido por qué parece que esto es algo normal cuando tendría que ser todo lo contrario. El gobierno, los políticos no se ocupan ni preocupan de que esto deje de ser algo normal. Es por ello que con este poema intenta, de alguna manera, provocar una reacción en el gobierno para que actúe en consecuencia.

Pero también es un poema que expresa amor por el pueblo por su fuerza y por su capacidad para adaptarse a unas circunstancias que son muy negativas para él. Es como si todos los días fueran el mismo y nada cambiara para mejor. Aun así, aunque tengan poco, ese poco lo comparten, ese poco lo dan con generosidad, porque sienten de verdad que debe ser de esa manera.


Volver Inicio