Me Sirve no me Sirve, Mario Benedetti

Publicidad
La esperanza tan dulce
tan pulida tan triste
la promesa tan leve
no me sirve

no me sirve tan mansa
la esperanza

la rabia tan sumisa
tan débil tan humilde
el furor tan prudente
no me sirve

no me sirve tan sabia
tanta rabia

el grito tan exacto
si el tiempo lo permite
alarido tan pulcro
no me sirve

no me sirve tan bueno
tanto trueno

el coraje tan docil
la bravura tan chirle
la intrepidez tan lenta
no me sirve

no me sirve tan fría
la osadía

si me sirve la vida
que es vida hasta morirse
el corazon alerta
si me sirve

me sirve cuando avanza
la confianza

me sirve tu mirada
que es generosa y firme
y tu silencio franco
si me sirve

me sirve la medida
de tu vida

me sirve tu futuro
que es un presente libre
y tu lucha de siempre
si me sirve

me sirve tu batalla
sin medalla

me sirve la modestia
de tu orgullo posible
y tu mano segura
si me sirve

me sirve tu sendero
compañero.

>> Siguiente >>

Análisis

La esperanza no le sirve al poeta porque es demasiado voluble y parte de la tristeza. Las promesas se las lleva el viento y casi nunca se cumplen. La rabia no es algo constante y la furia es demasiado contenida, por eso la rabia no le sirve. Los gritos, sean éstos o alaridos, no le sirven al poeta porque el primero, a veces, es imposible hacerlo y el alarido es algo predeterminado.

Publicidad

La osadía tampoco le vale porque el coraje puede someterse, la bravura se desinfla y el intrépido se mide mucho o no aparece. Para el poeta, la vida es algo que dura hasta que la muerte llega, mientras el corazón late, y ese latido es el que nos hace confiar en la vida, y que nos hace seguir progresando en nuestra trayectoria vital.

Su amigo es importante para el poeta y le sirve y es esencial porque lo comparten todo. Las palabras, en ocasiones, no siempre son necesarias. Se entienden. Él está comprometido políticamente y esto le gusta al poeta. Ambos se sienten libres y unidos. El amigo del poeta no es orgulloso y no busca reconocimiento. Es modesto y hace sentirse seguro al poeta. Para el poeta, su amigo es algo importante en su vida, algo que le sirve de verdad.

Estamos ante un nuevo poema en el que la lucha social es importante. Pero en este caso, el poeta diferencia entre lo que realmente sirve o no sirve en su vida, en su lucha, en sus ideales personales, ideológicos, políticos, etcétera. En este caso nos habla de un compañero, de un amigo que, además, es un compañero de lucha. Ambos son diferentes en cuanto a opiniones, sin embargo son amigos de verdad.

No tienen la misma opinión respecto a algunos temas, pero esto no afecta a su amistad. Ambos se respetan y ambos se conocen y entre ellos hay algo mucho más profundo que una relación fraternal. Son casi complementarios. Al mismo tiempo son libres porque ninguno de los dos intenta adoctrinar, someter o influenciar en el otro. Cada uno tiene su vida, cada uno tiene su realidad y cada uno tiene una opinión y pensamiento diferente, aunque comparten el ideal de lucha política.


Volver Inicio