Salamandra, Octavio Paz

Publicidad
(negra
armadura viste el fuego)
calorífero de combustión lenta
entre las fauces de la chimenea
—o mármol o ladrillo—
tortuga estática
o agazapado guerrero japonés
y una u otro
—el martirio es reposo —
impasible en la tortura.

Salamandra
nombre antiguo del fuego
y antídoto antiguo contra el fuego
y desollada planta sobre brasas
amiante amante amianto

Salamandra
en la ciudad abstracta
entre geometrías vertigiosas
—vidrio cemento piedra hierro—
formidables quimeras
levantadas por el cálculo
multiplicadas por el lucro
al flanco del muro anónimo
amapola súbita

Salamandra
garra amarilla
roja escritura
en la pared de sal
garra de sol
sobre el montón de huesos

Salamandra
estrella caída
en el sinfín del ópalo sangriento
sepultada
bajo los párpados del sílex
niña perdida
en el túnel del ónix
en los círculos del basalto
enterrada semilla
grano de energía
dormida en la médula del granito

Salamandra
niña dinametera
en el pecho azul y negro del hierro
estallas como un sol
te abres como una herida
hablas como una fuente

Salamandra
espiga
hija del fuego
espíritu del fuego
condensación de la sangre
sublimación de la sangre
evaporación de la sangre

Salamandra de aire
la roca es llama
la llama es humo
vapor rojo
recta plegaria
alta palabra de alabanza
exclamación
corona de incendio
en la testa del himno
reina escarlata
(y muchacha de medias moradas
corriendo despeinada por el bosque)

Salamandra
animal taciturno
negro paño de lágrimas de azufre
(Un húmedo verano
entre las baldosas desunidas
de un patio petrificado por la luna
oí vibrar tu cola cilíndrica)

Salamandra caucásica
en la espalda cenicienta de la peña
aparece y desaparece
breve y negra lengüeta
moteada de azafrán

Salamandra
bicho negro y brillante
escalofrío del musgo
devorador de insectos
heraldo diminuto del chubasco
y familiar de la centella
(Fecundación interna
reproducción ovípara
las crías viven en el agua
ya adultas nadan con torpeza)

Salamandra
Puente colgante entre las eras
puente de sangre fría
eje del movimiento
(Los cambios de la alpina
la especie más esbelta
se cumplen en el claustro de la madre
Entre los huevecillos se logran dos apenas
y hasta el alumbramiento
medran los embriones en un caldo nutricio
la masa fraternal de huevos abortados)

La salamandra española
montañesa negra y roja

No late el sol clavado en la mitad del cielo
no respira
no comienza la vida sin la sangre
sin la brasa del sacrificio
no se mueve la rueda de los días
Xólotl se niega a consumirse
se escondió en el maíz pero lo hallaron
se escondió en el maguey pero lo hallaron
cayó en el agua y fue el pez axólotl
el dos-seres
y “luego lo mataron”
Comenzó el movimiento anduvo el mundo
la procesión de fechas y de nombres
Xólotl el perro guía del infierno
el que desenterró los huesos de los padres
el que coció los huesos en la olla
el que encendió la lumbre de los años
el hacedor de hombres
Xólotl el penitente
el ojo reventado que llora por nosotros
Xólotl la larva de la mariposa
del doble de la Estrella
el caracol marino
la otra cara del Señor de la Aurora
Xólotl el ajolote

Salamandra
dardo solar
lámpara de la luna
columna del mediodía
nombre de mujer
balanza de la noche.
(El infinito peso de la luz
un adarme de sombra en tus pestañas)

Salamandra
llama negra
heliotropo
sol tú misma
y luna siempre en torno de ti misma
granada que se abre cada noche
astro fijo en la frente del cielo
y latido del mar y luz ya quieta
mente sobre el vaivén del mar abierta

Salamandria
saurio de unos ocho centímetros
vive en las grietas y es color de polvo

Salamandra de tierra y de agua
piedra verde en la boca de los muertos
piedra de encarnación
piedra de lumbre
sudor de la tierra
sal llameante y quemante
sal de la destrucción
y máscara de cal que consume los rostros

Salamandra de aire y de fuego
avispero de soles
roja palabra del principio

La salamandra es un lagarto
su lengua termina en un dardo
su cola termina en un dardo
Es inasible Es indecible
reposa sobre brasas
reina sobre tizones
Si en la llama se esculpe
su monumento incendia.
El fuego es su pasión es su paciencia

Salamadre Aguamadre

>> Siguiente >>

Análisis

A través de este animal, salamandra, Octavio paz nos va desarrollando un poema en el que las características físicas y el movimiento de este anfibio ayudan a la descripción del imaginario creativo de este poeta. Así, los colores de la salamandra, el negro y el amarillo, le recuerdan al poeta las llamas del fuego, al color de las vestiduras de guerra japonesas, a su cultura.

Publicidad

La salamandra, en el bestiario, se la representa rodeada de fuego, con lo que además de tocar la mitología, se le añade las virtudes de fuerza y la capacidad para arrasar con todo lo visible. Además, este ser observa cómo su mundo desaparece con las ciudades. La salamandra está siempre donde la muerte acecha y enlaza esto nuevamente con su color, el negro, comparándolo con los minerales del mismo color, inertes, muertos, lo que enfatiza la presencia de la parca, quizás con su guadaña.

La salamandra, de sangre fría, necesita del calor para activarse, necesita los rayos del sol. En la siguiente estrofa parece referirse a la postura que adopta para calentarse: cabeza alzada hacia el cielo, como si rezara y compara su forma de moverse con una chica que corre por el bosque, que huye.

Es habitual en verano que estén en las casas, cerca de las piedras. Y es reconocible por su cola. Por lo tanto le está dando un aire familiar, cercano, como parte de su mundo. En la siguiente estrofa hace una referencia a su manera de reproducirse y como asocia está a su imagen de España. Así, nuestro país es como la salamandra: oscura y donde la sangre corre.

Nuevamente hay una referencia a la mitología, en este caso la tolteca. Para esta, la salamandra es el dios del atardecer y se hace referencia a cómo intentó escapar de su propio sacrificio, de la muerte, algo que finalmente no logró. Su pecado, llevar a la tierra el fuego al hombre, para iluminarlo.

Es un reptil de la vida nocturna. Sin embargo se le aportan atributos femeninos de belleza. La salamandra es parte de la naturaleza, de lo vivo y de lo inerte y nuevamente aparece una referencia mitológica y la cultura: la piedra verde, de jade, que se usaba en la inhumación de los aztecas, con lo que nuevamente hay una referencia a la muerte. Este animal, evolución de millones de años, es al mismo tiempo una metáfora de la vida por su color, por su forma de vivir y por lo que representa. Es la representación del “aguamadre”, de la sal, de la vida.


Volver Inicio