Rima LVIII – ¿Quieres que de ese Néctar Delicioso?, Gustavo Adolfo Bécquer

Publicidad
¿Quieres que de ese néctar delicioso
no te amargue la hez?
Pues aspírale, acércale a tus labios,
y déjale después.

¿Quieres que conservemos una dulce
memoria de este amor?
Pues amémonos hoy mucho, y mañana
digámonos ¡adiós!

>> Siguiente >>

Análisis

El poeta da un consejo para disfrutar del amor: invita a la amada a que pruebe el amor y luego lo deje para no olvidar su recuerdo. Para el poeta, la mejor manera de amar sin que duela es teniendo relaciones pasajeras, donde se disfrute y se ame mucho, para luego que cada uno se vaya por su lado.

Publicidad

Esta es una visión completamente diferente del amor, innovadora, seguramente criticado en su momento y que está al margen del sentimiento amoroso perfecto que se tenía hasta ese momento. El poeta invita a amar pero no a mantener una relación con la persona con la que se está. Lo mejor son las relaciones fugaces, pasajeras, en la que sentimiento queda completamente de lado y se busca únicamente el placer físico y el pasarlo bien.

Es una visión del “carpe diem” un poco diferente. En vez de asociarlo a la vida misma, en aprovechar cada momento que tengamos para extraer lo máximo esta trayectoria vital, se centra en un aspecto muy concreto de esa vida: el amor y la sexualidad. Los sentimientos son importantes, pero el poeta prefiere dejar el amor de lado y vivir el sentimiento amoroso desde el punto de vista sexual y, sobre todo, probar con otras personas para saber qué es lo que realmente deseamos.

Y esto el poeta lo aplica también hacia la amada. La quiere pero no quiere atarse a ella y por eso le dice que es mucho mejor que tanto él, como ella, no se centren únicamente en ellos mismos, sino que busquen otras opciones, otras relaciones que vivir para ser felices, para saber lo que significa el amor de verdad cuando se encuentra.

Como ocurre en otros poemas, no se nos dice quién es la pareja del poeta ni se nos describe físicamente. Intuimos que es más joven que el poeta por qué sentimos que hay cierta inexperiencia por parte de ella. Aun así, no tenemos los datos suficientes para afirmarlo. Lo que sí tenemos claro es que el poema es un canto a la vida y también que tiene un final abierto por que desconocemos la respuesta de la amada, la reacción de la misma y las consecuencias o lo que ocurre después de este deseo del poeta.


Volver Inicio