El retorno, Amado Nervo

Publicidad
"Vivir sin tus caricias es mucho desamparo;
vivir sin tus palabras es mucha soledad;
vivir sin tu amoroso mirar, ingenuo y claro,
es mucha oscuridad..."

Vuelvo pálida novia, que solías
mi retorno esperar tan de mañana,
con la misma canción que preferías
y la misma ternura de otros días
y el mismo amor de siempre, a tu ventana.

Y elijo para verte, en delicada
complicidad con la Naturaleza,
una tarde como ésta: desmayada
en un lecho de lilas, e impregnada
de cierta aristocrática tristeza.

¡Vuelvo a ti con los dedos enlazados
en actitud de súplica y anhelo
-como siempre-, y mis labios no cansados
de alabarte, y mis ojos obstinados
en ver los tuyos a través del cielo!

Recíbeme tranquila, sin encono,
mostrando el deje suave de una hermana;
murmura un apacible: "Te perdono",
y déjame dormir con abandono,
en tu noble regazo, hasta mañana...

>> Siguiente >>

Análisis

El poeta se dirige la amada con una canción. A través de ella le dice que lo es todo para él, que necesita su amor, su cariño. Ella es su luz y se ha dado cuenta de ello. El poeta quiere volver al lado de la mujer que ama. Ella lo quería profundamente. Él le dice que lo que sentía y de la manera que lo sentía no ha cambiado. Sigue teniendo la misma intensidad que antes.

Publicidad

El poeta se acerca a ella buscando su correspondencia. Para ello procura hacer el acercamiento de la manera correcta, con tacto, estilo y mucho amor siendo detallista. Antes de nada, para que ella sepa que va en serio, quiero pedirle perdón. Siempre ha estado en su mente y la ha tenido presente de palabra y en sus pensamientos. Desea que lo perdone y estar a su lado emocional y físicamente. Quiere pasar la noche a su lado.

En este poema, hay un deseo del protagonista del poema por recuperar un amor perdido. No se nos dice cuáles fueron las circunstancias de la ruptura entre ambos, quién es la persona amada, etcétera. Como suele ocurrir en este tipo de poesía, únicamente vemos la visión del protagonista, sus sentimientos y en ningún momento vemos los de la mujer.

Hay una catarata de emociones, deseos, de acciones que el poeta quiere llevar a cabo para recuperar el amor perdido y, sin embargo, en ningún momento se nos dice si la mujer corresponde a esos sentimientos, aunque tampoco parece que sean relevantes para el poeta, porque está seguro de recuperarla.

Es por ello que, hasta cierto punto, el lector se queda un poco frío al finalizar el poema porque no es capaz de conectar con el mismo. Sólo vemos una visión muy parcial del sentimiento amoroso y, hasta cierto punto, hay un egoísmo por parte del protagonista del poema hacia la persona que ama. Al principio del poema intuimos que ella lo quiso mucho pero utiliza el pasado para ello. En el presente desconocemos cuáles son los sentimientos de la mujer y es por ello que el poema se queda un poco pobre, vacío de sentido, cuando únicamente leemos una visión exagerada de ese amor desde el punto de vista masculino.


Volver Inicio