Te Quiero, Julia de Burgos

Publicidad
Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro

tu boca que es tuya y mía
tu boca no se equivoca
te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

y por tu rostro sincero
y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo
porque sos pueblo te quiero

y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola

te quiero en mi paraíso
es decir que en mi país
la gente viva feliz
aunque no tenga permiso

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

>> Siguiente >>

Análisis

Otro de los aspectos dentro de la poesía escrita por mujeres es el de cómo la pasión transforma existencialmente a quien escribe. No sólo se nos describe la relación de una mujer que ama a su pareja, si no que esta relación le ha hecho descubrir su feminidad, le ayudado a conocerse interiormente y, sobre todo, ha sido importante en la inspiración de su obra.

Publicidad

El amante le hace perder la noción del tiempo. Su amor es sincero y para siempre, como el brillo de las estrellas o el agua de los ríos, que reflejan la luz de estas y que se mueven siempre hacia el mar. Recuerda el momento en que se conocieron, un momento triste en sus vidas, pero determinante en su camino.

Lo quiere por lo que dice su mirada, porque le dice que hasta que él no apareció no tuvo vida, no fue ella misma. La llegada del amor le ha devuelto la ilusión y la inspiración. Aun así, a pesar de la entrega total al amante, desea tirar barreras, dejar atrás las sombras y los miedos, poco a poco, para que la relación crezca con unas raíces sólidas y, sobre todo, vitales.

Esta relación, poesía -amor -existencia -redescubrimiento, es algo que nos hace pensar en la diferencia tan enorme que hay en el universo femenino dentro del literatura y como cuando nos acercamos a las diferentes escritoras, ya sea en prosa y verso, aparecen nuevas maneras de ver las relaciones íntimas, personales y, sobre todo, como la mujer es capaz de expresar lo que siente de una manera completamente diferente a la masculina, aunque utilice una forma de expresión parecida.

En este caso vemos que hay un despertar al amor, al sexo y, sobre todo a una misma. Sin embargo, aun teniendo esa sensación de liberación que nos muestra el poema, la racionalidad también está presente. La poeta es consciente de que antes de sentirse plena, tiene que dejar atrás los sentimientos negativos y soltar lastre, esa mochila que todos llevamos a nuestras espaldas y que guarda nuestros sentimientos menos positivos. Ella sabe que es consciente de que la lleva y, junto a la persona que ama, desea vaciarla para que su relación no tenga ningún tipo de censura interior.


Volver Inicio