Qué les queda a los jóvenes?, Mario Benedetti

Publicidad
¿Qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de paciencia y asco?
¿sólo grafitti? ¿rock? ¿escepticismo?
también les queda no decir amén
no dejar que les maten el amor
recuperar el habla y la utopía
ser jóvenes sin prisa y con memoria
situarse en una historia que es la suya
no convertirse en viejos prematuros

¿qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de rutina y ruina?
¿cocaína? ¿cerveza? ¿barras bravas?
les queda respirar / abrir los ojos
descubrir las raíces del horror
inventar paz así sea a ponchazos
entenderse con la naturaleza
y con la lluvia y los relámpagos
y con el sentimiento y con la muerte
esa loca de atar y desatar

¿qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de consumo y humo?
¿vértigo? ¿asaltos? ¿discotecas?
también les queda discutir con dios
tanto si existe como si no existe
tender manos que ayudan / abrir puertas
entre el corazón propio y el ajeno /
sobre todo les queda hacer futuro
a pesar de los ruines de pasado
y los sabios granujas del presente.

>> Siguiente >>

Análisis

El poeta se pregunta acerca del futuro de la juventud en un mundo sucio, estancado, podrido. Todo está inmóvil, sin futuro, corrupto y sucio. Sólo queda la expresión callejera, la música de denuncia, el dejarse llevar por la situación. El poeta se dirige a ellos para que no acepten lo que sucede, que no se dejen alienar.

Publicidad

Hay que luchar por los sueños, recuperar los valores y saber quiénes somos, dónde estamos y saber que se pueden cambiar el destino propio y la historia. No debemos envejecer antes de tiempo. Los poderes se empeñan en adormecer a los jóvenes y que no piensen en lo oscuro de su futuro.

El poeta aboga por no buscar distraer la mente con drogas, alcohol o violencia. Hay que atacar el origen del problema y luchar hasta conseguir los objetivos y la paz, sin importar lo duro que sea, incluso contando con la muerte. Vivimos en un mundo consumista que busca sólo la diversión, abstraerse de los problemas sin pensar. Se busca únicamente disfrutar de lo inmediato. Ante eso está comprometerse con la realidad que le rodea, ayudar al que no puede, crear un futuro sobre lo destruido y reivindicarse y enfrentar a los que les quieren someter.

El poeta nos pone frente a una juventud adormecida, casi inmóvil y conformista. No parece haber nada que la motive excepto lo inmediato, aquello que se vive rápidamente, en un momento, ya sea positivo o negativo para la persona. Además de esto, parecen estar carentes de todo tipo de valores.

Es por ello que el poeta busca que la juventud se dé cuenta de los errores del pasado y, sobre todo, de aquellos que les están engañando haciéndoles creer que no existe nada mejor que lo que tienen ahora, que lo inmediato, lo que se consigue en poco tiempo es lo que tiene mérito.

Han de luchar para que puedan tener futuro. Lo que no pueden permitir es que se les ha rebate el presente y mucho menos lo maravilloso que el día de mañana puede ofrecerles, si realmente entienden que lo único que busca el poder es que sigan siendo conformistas, sigan mirando hacia el suelo y no hacia el cielo y su luz.


Volver Inicio