Por qué esos lirios que los hielos matan?, Miguel de Unamuno

Publicidad
¿Por qué esos lirios que los hielos matan?
¿Por qué esas rosas a que agosta el sol?
¿Por qué esos pajarillos que sin vuelo
se mueren en plumón?

¿Por qué derrocha el cielo tantas vidas
que no son de otras nuevas eslabón?
¿Por qué fue dique de tu sangre pura
tu pobre corazón?

¿Por qué no se mezclaron nuestras sangres
del amor en la santa comunión?
¿Por qué tú y yo, Teresa de mi alma
no dimos granazón?

¿Por qué, Teresa, y para qué nacimos?
¿Por qué y para qué fuimos los dos?
¿Por qué y para qué es todo nada?
¿Por qué nos hizo Dios?

>> Siguiente >>

Análisis

Los extremos del clima, ya sea en el calor o el frío, matan, secan. Agotan a los seres vivos y las plantas. La muerte se lleva a muchas personas y muchas antes de tiempo. Según el poeta, su amada se murió pronto. Murió antes de que pudieran casarse, amarse o tener hijos.

Publicidad

El poeta se pregunta, nombrando a su amada, para qué nacer si luego morimos incluso antes de empezar a vivir. Cuestiona a Dios por dejar que la muerte nos lleve, por llevarse a su amada.

En este poema no solamente se habla de la muerte de la persona amada, sino de cómo una persona cuestiona sus creencias, su fe, cuando pierde a quien es lo más importante de su vida. Sufre cuando antes de empezar a vivir, como indica el propio poeta, se va, la muerte se la arrebata de los brazos.

Es por ello que cuando leemos este poema, de lo que estamos hablando es del amor de un hombre hacia una mujer que lo representa todo para él. Es un poema que habla de la pérdida, de la muerte. Es un poema que también habla de cómo las creencias de una persona pueden desaparecer cuando una desgracia le afecta.

También es un poema que habla del sentido de la vida, de por qué estamos aquí. Por qué la muerte es tan cruel y separa a personas que se aman. Si Dios nos ha hecho a imagen y semejanza de él, por qué el ser humano ha de morir, por qué ha de sufrir la pérdida de quien ama.

Cuando acabamos de leer el poema notamos cómo la injusticia que siente el protagonista del poema recorre cada uno de los versos. También su amor ante la mujer que ha perdido, la mujer a la que la muerte se ha llevado de la mano para no regresar jamás.

Como lectores sentimos la pérdida de la mujer como si fuera algo propio y entendemos los sentimientos del amado. Nos sentimos identificados con su sufrimiento y, de alguna manera, entendemos el cuestionamiento de su fe por la pérdida.


Volver Inicio