Poema de las Cosas, José Ángel Buesa

Publicidad
Quizás estando sola, de noche, en tu aposento
oirás que alguien te llama sin que tu sepas quién
y aprenderás entonces, que hay cosas como el viento
que existen ciertamente, pero que no se ven...

Y también es posible que una tarde de hastío
como florece un surco, te renazca un afán
y aprenderás entonces que hay cosas como el río
que se estan yendo siempre, pero que no se van...

O al cruzar una calle, tu corazón risueño
recordará una pena que no tuviste ayer
y aprenderás entonces que hay cosas como el sueño,
cosas que nunca han sido, pero que pueden ser...

Por más que tu prefieras ignorar estas cosas
sabrás por qué suspiras oyendo una canción
y aprenderás entonces que hay cosas como rosas,
cosas que son hermosas, sin saber que lo son...

Y una tarde cualquiera, sentirás que te has ido
y un soplo de ceniza regará tu jardín
y aprenderás entonces, que el tiempo y el olvido
son las únicas cosas que nunca tienen fin.

>> Siguiente >>

Análisis

Este hermoso poema habla de lo importante que es aprovechar el momento, de vivir la vida de una manera plena y de captar esos pequeños signos, indicios que hacen que conozcamos a las personas, que nos sintamos diferentes, que el amor y otros sentimientos florezcan en nosotros. Así, en la primera estrofa de este poema, el poeta habla a la mujer de lo importante que es al corazón, de dejarse llevar por nuestros sentimientos, como el viento, y de que hay elementos que, aunque no podamos verlos o tocarlos, son tangibles desde el punto de vista sentimental.

Publicidad

En la siguiente estrofa se nos remarca la importancia de que el amor puede surgir en el momento más inesperado, en el lugar más inadecuado y que no depende de nuestro ánimo. Surge y tenemos todo en nuestra mano para vivirlo. Aunque pensemos que no vamos a vivir esa sensación o a volver a tenerla presente nuestra vida, el amor es como el agua del río, que nunca pasa por el mismo sitio pero que siempre está presente en el mismo río.

En la tercera estrofa nos habla de la importancia de los sentimientos y de como éstos, en cualquier momento, pueden hacernos sentir alegría, tristeza e incluso otros que no pensábamos que pudiéramos tener, pero que sólo son interpretables cuando estamos enamorados.

En la penúltima estrofa el poeta nos pone frente a una serie de sensaciones y sentimientos que aparecen cuando el amor entra en nuestras vidas. Como percibimos las cosas de diferente manera, como los sonidos, las canciones, los paisajes, plantas y otros elementos que hasta ese momento no eran esenciales o no teníamos en cuenta y consideración.

En la última estrofa, el poeta nos habla de la importancia que tiene también el final de una relación, de cómo nos hace daño y como esta puede, entre comillas, matarnos de amor. Es en esos momentos cuando es importante el dejar que el tiempo vaya curando nuestras heridas y también hacernos ser conscientes de que tenemos que aprovechar el poco tiempo que estemos sobre la tierra, ya que el tiempo es algo que jamás podremos controlar. Por eso es importante el olvido para recomponernos y seguir viviendo, seguir extrayendo lo mejor de la vida y seguir avanzando en nuestro camino.


Volver Inicio