Poema del Olvido, José Ángel Buesa

Publicidad
Viendo pasar las nubes fue pasando la vida,
y tú, como una nube, pasaste por mi hastío.
Y se unieron entonces tu corazón y el mío,
como se van uniendo los bordes de una herida.

Los últimos ensueños y las primeras canas
entristecen de sombra todas las cosas bellas;
y hoy tu vida y mi vida son como estrellas,
pues pueden verse juntas, estando tan lejanas...

Yo bien sé que el olvido, como un agua maldita,
nos da una sed más honda que la sed que nos quita,
pero estoy tan seguro de poder olvidar...

Y miraré las nubes sin pensar que te quiero,
con el hábito sordo de un viejo marinero
que aún siente, en tierra firme, la ondulación del mar.

>> Siguiente >>

Análisis

Estamos ante un poema que comienza con todo lo contrario de lo que el título expresa. Escribo esto porque el poema se inicia con un recuerdo, no con un olvido. El poeta ha tenido una relación que es fruto del dolor. Dos personas heridas que se unieron y que no funcionó, pero que marcó a fuego al poeta e incluso acabó mal. Quizás fuese el aburrimiento, la dejadez lo que puedo mantener la llama por ambas partes. Fuera lo que fuera acabó con todo.

Publicidad

Con el paso del tiempo y con la metáfora de este concepto el poeta, ya en la etapa de la madurez, nota que el recuerdo de esa relación está presente, pero ya no representan nada en su vida. Está en la fase del olvido, en el dejar que todo siga su curso y que quede atrás todo lo negativo.

Así, en contra de lo que otros no pueden, el poeta desea olvidar y es consciente de que eso es lo que quiere. No quiere recrearse en los recuerdos de una relación en la que, aunque seguramente habría habido momentos buenos, es más lo negativo que lo positivo lo que queda.

Finalmente ella acaba siendo tan solamente un recuerdo. Ni siquiera es un sentimiento conocido. Es más, no echa de menos su presencia aunque recuerde lo que ha vivido a su lado y las vivencias de ambos juntos. Finalmente el poeta ha conseguido lo que deseaba, olvidar pero sin acritud.

Si comparamos este poema, en cuanto temática se refiere, con los de otros escritores, convendremos en que, en muchas ocasiones, la mayoría de ellos lo que hacen es recrearse en relaciones frustradas, sentimientos exagerados e incluso obsesivos de una manera muy fuerte. Sin embargo, cuando leemos los versos de este poema, nos encontramos con algo mucho más sencillo. En este caso el poeta parece que no tiene intención de desarrollar en mucho espacio algo que para él no es importante.

Sí es cierto que admite que la relación con esa mujer fue importante aunque, al mismo tiempo, reconoce que hubiera sido mejor que no hubiera pasado. El resultado ha sido que el poeta ha buscado de una manera consciente el que ese momento vital quedará a un lado, olvidado.


Volver Inicio