Yo no te pido, Mario Benedetti

Publicidad
Poema atribuido a Benedetti, pero cuyo real autor es el cantautor Pablo Milanés.

Yo no te pido que me bajes
una estrella azul
sólo te pido que mi espacio
llenes con tu luz.

Yo no te pido que me firmes
diez papeles grises para amar
sólo te pido que tú quieras
las palomas que suelo mirar.

De lo pasado no lo voy a negar
el futuro algún día llegará
y del presente
qué le importa a la gente
si es que siempre van a hablar.

Sigue llenando este minuto
de razones para respirar
no me complazcas no te niegues
no hables por hablar.

Yo no te pido que me bajes
una estrella azul
sólo te pido que mi espacio
llenes con tu luz.

>> Siguiente >>

Análisis

A la hora de hablar de Benedetti, siempre surgen algunos adjetivos como sencillo, honesto o franco. Buena parte de la poesía del escritor uruguayo está marcada por un deseo de expresar emociones básicas con un lenguaje directo y sin ornamentos. Pero, como siempre decimos, sencillo no es lo mismo que simple.

Publicidad

Un poema como “Yo no te pido” forma parte de la cultura popular hispanoamericana, entre otras cosas, gracias a la canción de Pablo Milanés que utiliza estos versos. De hecho, no son pocos los que atribuyen la letra al cantautor cubano. De cualquier forma, estamos ante una pieza muy popular cuyo tema no lo es menos: el amor.

Yo no te pido, pero pido… Así son (somos) los enamorados. El amor tiene un punto de egoísmo, aunque lo neguemos. En la primera estrofa de este poema, el yo lírico expone su sentimiento. Solo quiere pasar tiempo con su amada, que no le abandone, que le llene como hasta ahora. No pide imposibles, pero demanda compañía, desea amor.

Las relaciones sentimentales tienen sus altibajos. La inseguridad parece latir en estos versos. Existe un temor a perder a su ser querido. Tal vez haya pasado algo, tal vez sea el “qué dirán”… Pero el poeta siente la necesidad de transmitir su aprensión a su ser querido.

En la segunda estrofa, el poeta pide que se le quiera tal como es, de forma desinteresada, un tipo de amor romántico, fuera del tiempo, sin futuro ni pasado, como expresa en la tercera estrofa. Es en ella donde el autor da más información sobre la relación. Algo ha sucedido en el pasado que «no voy a negar».

El pasado, como sabemos todos, puede ser una losa. Cometemos errores que abren heridas en nuestros seres queridos. Algunas de esas heridas no cicatrizan y pueden echar a perder una relación. En “Yo no te pido”, Benedetti sigue pidiendo, en este caso perdón. Y más adelante trata de huir del venenoso “qué dirán”.

Finalmente, en la cuarta estrofa, Benedetti vuelve a la anáfora que da nombre al poema. El yo lírico exige sinceridad, que las palabras no estén vacías de significado, que cada caricia sea verdadera.

La estructura métrica y rítmica de este poema es muy musical, con rimas consonantes fuertes que se adhieren fácilmente. Es fácil de recordar y de cantar… Con un lenguaje sencillo, expresa un sentimiento común a muchas personas que aman. Pero el trasfondo del poema no es simple y hasta tiene un punto contradictorio, como decíamos más arriba. El autor, en realidad, lo quiere todo, sin pedirlo directamente. Como todos los enamorados. No hay término medio en el amor…


Volver Inicio