Pasión, Manuel María Flores

Publicidad
¡Háblame! Que tu voz, eco del cielo,
sobre la tierra por doquier me siga...
con tal de oír tu voz, nada me importa
que el desdén en tu labio me maldiga.

¡Mírame!... Tus miradas me quemaron,
y tengo sed de ese mirar, eterno...
por ver tus ojos, que se abrase mi alma
de esa mirada en el celeste infierno.

¡Ámame!... Nada soy... pero tu diestra
sobre mi frente pálida un instante,
puede hacer del esclavo arrodillado
el hombre rey de corazón gigante.

*

Tú pasas... y la tierra voluptuosa
se estremece de amor bajo tus huellas,
se entibia el aire, se perfuma el prado
y se inclinan a verte las estrellas.

Quisiera ser la sombra de la noche
para verte dormir sola y tranquila,
y luego ser la aurora... y despertarte
con un beso de luz en la pupila.

Soy tuyo, me posees... un solo átomo
no hay en mi ser que para ti no sea:
dentro de mi corazón eres latido,
y dentro de mi cerebro eres idea.

*

¡Oh! por mirar tu frente pensativa
y pálido de amores tu semblante;
por sentir el aliento de tu boca
mi labio acariciar un solo instante;

por estrechar tus manos virginales
sobre mi corazón, yo de rodillas,
y devorar con mis tremente besos
lágrimas de pasión en tus mejillas;

yo te diera... no sé... ¡no tengo nada!...
—el poeta es mendigo de la tierra—
¡toda la sangre que en mis venas arde!
¡todo lo grande que mi mente encierra!

*

Mas no soy para ti... ¡Si entre tus brazos
la suerte loca me arrojara un día,
al terrible contacto de tus labios
tal vez mi corazón... se rompería!

Nunca será... para mi negra vida
la inmensa dicha del amor no existe...
sólo nací para llevar en mi alma
todo lo que hay de tempestuoso y triste.

Y quisiera morir... ¡pero en tus brazos,
con la embriaguez de la pasión más loca,
y que mi ardiente vida se apagara
al soplo de los besos de tu boca!

>> Siguiente >>

Análisis

Otra temática muy importante y que está muy presente en la poesía de muchos autores es el de una relación imposible con la mujer amada. Sea por el motivo que sea, aparece en todo tipo de sentimientos de tristeza, de dolor, de desesperación que, en muchas ocasiones van haciendo que el poema evolucione de menor a mayor dramatismo.

Publicidad

En este caso, el amor y pasión que el poeta siente es tal que, aunque le duela y sea rechazado, en la quiere igualmente. Este entregado a ella por completo y la mujer lo sabe. Los mínimos gestos de cariño que ella pueda darle, le hacen fuerte, mejor persona y, sobre todo siente que es valiente.

Es tal el poder de esta mujer, que su sola presencia estremece todo lo que la rodea. El poeta desea estar siempre su lado, ser parte de su vida en todo momento. Se sincera y le dice a la amada que esta entregado a ella en todos los aspectos y que no puede estar sin su presencia. Está en su interior asentada para siempre.

Él quiere darle todo lo que desee y busca ser correspondido. No tiene nada que ofrecerle porque, como poeta, siente que no tiene nada. Una y otra vez vuelve a expresar los sentimientos de deseo hacia la amada. El poeta sabe que su relación es imposible, precisamente porque la fuerza de ella hará que el sufra mucho más.

En el fondo, el poeta también es consciente de que no es capaz de amar realmente y la tristeza es reflejo de esa sensación. Aun así, el poeta termina el poema con el deseo de poder tener una relación apasionada como el amor de su vida, con esa mujer que lo rechaza una y otra vez.

Con acabamos de leer este texto, nos queda una sensación un tanto extraña, ya que si bien es cierto que los sentimientos del poeta son sinceros, sentimos cierta sensación de actitud patética en el personaje, que no hace otra cosa más que estar sufriendo y diciéndole a la amada, casi como si la acosara, algo que notamos que a ella le hace sentir completamente indiferente. Los sentimientos son unidireccionales y, lo más patético, es que el destinatario ni siquiera los tienen consideración, lo que ofrece una imagen más triste del protagonista de los versos.


Volver Inicio