Ofertorio, Amado Nervo

Publicidad
Dios mío, yo te ofrezco mi dolor:
¡Es todo lo que puedo ya ofrecerte!
Tú me diste un amor, un solo amor,
¡un gran amor!
Me lo robó la muerte
...y no me queda más que mi dolor.
Acéptalo, Señor:
¡Es todo lo que puedo ya ofrecerte!...

>> Siguiente >>

Análisis

Describiendo los últimos momentos en la vida de Ana Cecilia Luisa Dailliez, quien estuviera a su lado hasta despedirse en sus brazos, Amado Nervo se expresa en algunas de las ediciones de La amada inmóvil, poemario que fue publicado tras la muerte del escritor mexicano. La amada inmóvil es Ana Cecilia y “Ofertorio” es el poema que abre esta obra. Una pieza sencilla y diáfana que condensa el dolor del poeta por la pérdida de su amante. Como en buena parte de su obra, Nervo hace referencia a Dios. Pero el tema de este poema no es el sentimiento religioso. “Dios” o “Señor”, quedan en un segundo plano. El primer plano es exclusivo de Ana Cecilia.

Publicidad

La amada inmóvil es una selección de poemas que se centra en la muerte, la pérdida y el dolor. El impacto que tuvo en Nervo el fallecimiento de Ana Cecilia fue, como se aprecia leyendo “Ofertorio”, casi inasumible. ¿Cómo nos enfrentamos a un suceso así? Puedes negar el dolor, pero la lágrima acaba brotando, tarde o temprano. Nervo abrió su corazón, sin pudor, en esta obra ofreciendo incluso toda la verdad sobre una relación que mantenía en secreto.

Hoy en día, Amado Nervo es uno de los poetas hispanoamericanos del siglo XX más populares. Es citado como una de las referencias del modernismo, junto a Rubén Darío. Nervo se nutrió de la poesía clásica castellana, Machado especialmente, pero también de sus amados franceses, como Verlaine o el belga Maurice Maeterlinck, Premio Nobel de Literatura en 1911. Y es que la presencia de Nervo en París a principios de siglo le reencontró con una poesía que ya amaba desde sus inicios. Y también Bécquer, otro de los escritores que más influyó en el Modernismo.

“Ofertorio” no es el mejor poema de Nervo, pero no cabe duda de que es uno de los más sentidos, de los más auténticos. El dolor que destila cada verso de esta pieza es evidente. Nervo escribió La amada inmóvil como catarsis personal, como método para superar su drama personal. Más de un siglo después, sigue siendo una referencia de la producción del poeta mexicano.


Volver Inicio