Oda al apagón, Mario Benedetti

Publicidad
Ahora sí que es de noche
y tenebrosa
te acordás cuando el bando reclamaba
una sola confianza por ambiente
y de pocas bujías

el apagón es grande
y extendido

ahora sí que es de noche
y de noche todas las leyes son pardas
la libertad está como boca de lobo
la justicia no se ve ni las manos

el apagón es grande
y extendido

prestame tu luciérnaga de pueblo
su latido sin sombra
su foco inagotable

mirá si estamos todos
como perros guardianes
y después apagala
apagala y después
pensemos o rumiemos o
soñemos con los ojos bien abiertos
hasta que llegue
inexorable
el día.

>> Siguiente >>

Análisis

Una noche oscura sin luna y que da miedo. Se pedía al pueblo que redujera el consumo eléctrico para evitar cortes de suministro. El apagón ocurrido fue general e importante. El corte de luz, el apagón, produjo que la noche fuera peligrosa y la ley dejó de ser algo respetado. Libertad y justicia desaparecieron.

Publicidad

El poeta hace énfasis en la oscuridad, en la noche sin luna, en el miedo que producía en las personas para que el lector quede más sobrecogido. El poeta pide al pueblo que recupere su lucidez, que reaccione y que la luz, esa integridad y bondad, vuelva

Parece que esa noche nadie durmió, vigilando sus hogares, lo suyo. Todos precavidos hasta que el apagón se produce. Todos quieren que la noche pase rápido para recuperar la normalidad, la protección del día, que tanto anhela el ser humano.

En esta ocasión, el poeta utiliza lo ocurrido en un apagón para poner sobre la mesa los problemas tan importantes que había habitualmente en muchas zonas del país. Debido a las malas infraestructuras, los apagones eran habituales, sobre todo en algunos momentos del año, por el aumento del consumo.

Desde el gobierno se pedía moderación y, como suele ocurrir en muchas ocasiones, no siempre se respetaba y esto producía que hubiera apagones en grandes zonas, con todo lo que eso conllevaba de problemas.

Además hay que pensar que el ser humano es un animal que necesita la luz como elemento de protección y, además, ésta le aporta seguridad. Hay que tener en cuenta que el ser humano no puede ver por la noche, a diferencia de otros muchos animales, y por lo tanto, en esas condiciones se siente perdido y, sobre todo, con miedo de ser atacado. Esto lo tenemos todos de manera inconsciente.

Es por ello que, cuanto se produjo el apagón, inconscientemente el ser humano activa el instinto de supervivencia y de protección. Busca la forma de no estar solo, de conseguir que haya, de alguna manera, luz para poder protegerse y defenderse de cualquier ataque que pueda recibir.

En este caso, el apagón implica que pueda haber algún tipo de revuelta, algún tipo de vandalismo y pillaje y por eso, la mayoría de las personas se preocupan de quedarse en sus casas y protegerlas de cualquier intento de robo, vandalismo, o cualquier otro hecho que pueda suceder. Por eso es importante la sensación de que el tiempo pasa más rápido y de que el amanecer sigue lo antes posible para qué la luz marque el fin del peligro.


Volver Inicio