Música Tuya, Blas de Otero

Publicidad
¿Es verdad que te gusta verte hundida
en el mar de la música; dejarte
llevar por esas alas, abismarte
en esa luz tan honda y escondida?

Si no es así, no ames más; dame tu vida,
que ella es la esencia y el clamor del arte;
herida estás de Dios de parte a parte,
y yo quiero escuchar solo esa herida.

Mares, alas, intensas luces libres,
sonarán en mi alma cuando vibres,
ciega de amor, tañida entre mis brazos.

Y yo sabré la música ardorosa
de unas alas de Dios, de una luz rosa,
de un mar total con olas como abrazos.

>> Siguiente >>

Análisis

El poeta está frente a alguien y le pregunta si la música es su vida, su amor, todo. Si ella dice que no es que no ama. Si no ama la música es porque está dolida por algo que le hace sufrir y el poeta desea saber el motivo. Desea que la música, el amor, vuelvan a ella y desea que ella corresponda a su amor. Si eso sucede, la vida, la luz y la pasión volverán a ella y al poeta. El amor será la música de ambos.

Publicidad

Estamos ante un poema en el que el poeta nos indica que la música es reflejo del sentimiento amoroso y quien gusta de ella ama de verdad. Sin embargo, cuando analizamos el poema desde un punto de vista más aséptico, nos damos cuenta de que el poeta lo que busca es encontrar el amor, encontrar a alguien que corresponda sus sentimientos.

El final del poema es un final abierto por que únicamente nos muestra a una mujer, que él conoce, que parece que está pasando por un mal momento y entendemos que al poeta le gusta, no de manera ocasional, sino que parece que ya se conocen. El poeta, de alguna manera intenta acercarse a la amada a través del dolor que ella tiene, a través de la música para, de alguna manera, despertar los sentimientos amorosos hacia él.

Cuando acabamos de leer el poema nos queda una sensación un tanto extraña porque la relación entre la música, amor y el deseo de que la mujer, que está en un momento o negativo de su vida, le corresponda, parece que no está muy bien hilado y, hasta cierto punto, el poema nos deja una sensación de frialdad, ya que no consigue trasmitirnos el mensaje del poema

Por un lado utiliza la música como argumento por el cual todas las personas tienen un gusto por algún tipo de música y que si no les gusta la música es que no aman de verdad. Parece demasiado rebuscado y no queda bien conectado con lo que el poeta desea realmente, que es ser correspondido por la mujer. Y tampoco se profundiza en el dolor de la mujer, en cuáles son sus razones para estar así, por lo que el planteamiento del poeta parece un tanto egoísta, ya que no se pone la piel de ella.


Volver Inicio