Mejor te Invento, Mario Benedetti

Publicidad
Estás alicaído, estás dudando,
no te alcanzan las pruebas ni las preces,
cada Dónde te ofusca, y cada Cuándo

Recorres el confort, las estrecheces
que quedaron atrás y es razonable
que reclames la vida que mereces,

las ventanas en paz, el techo estable.
Pero yo, te confieso, prefería
(¿cómo querés hermano, que te hable?)

cuando tu vieja angustia estaba al día
con la amgustia del mundo, cuando todos
éramos parte en tu melancolía.

Sé qué polvos trajeron estos lodos
pero saberlo no es la mejor suerte.
Invetaré quién sos. De todos modos,

inventarte es mi forma de creerte.

>> Siguiente >>

Análisis

El poeta habla de los que lograron un estatus económico y social rápido y ahora no están bien porque se perdieron en lo que tienen, porque no les llena. Los lugares y el tiempo pasados ya no pueden recuperarlos. Su vida, social y económicamente, ha cambiado, pero gracias a su esfuerzo y trabajo. Eso es algo que el poeta valora.

Publicidad

Al poeta parece que no le gusta cómo es su amigo ahora. Ha cambiado y prefiere al hombre comprometido y luchador de antes y no a quien tiene delante. Lo conoce bien y sabe su trayectoria. Llegados a este punto, prefiere verlo como quienes ahora, inventar un nuevo tú para él, para poder creer quien es ahora y no quien fue antes.

Cuando alguien cambia completamente su estatus económico, implica que, desde el punto de vista social, su círculo de personas cambiará también, de forma más o menos radical. Lo que sí está claro es que cambia a la persona, de manera más o menos profunda. El poeta nos habla de esto, de cómo una persona que ha mejorado sus condiciones personales, desde el punto de vista económico y social, piensa que sigue siendo la misma persona cuando en realidad no lo es.

Es por ello que el poeta siente que cambiarlo es imposible y por ello prefiere aceptarlo como es ahora y transformar su visión de la persona que era antes, inventar mentalmente a esa persona, como nos indica el título del poema, y así poder relacionarse con ella, no como antes, pero sin que haya sensación de que es un extraño para él.

No podemos evitar que las personas cambien cuando su realidad personal, económica, etcétera, cambia, pero podemos hacer dos cosas, renunciar a esta persona y olvidarla o seguir tratándola, pero siendo conscientes de quien es actualmente y no quien fue. Es por ello que, si somos conscientes de este cambio, estaremos mucho mejor con nosotros mismos, con la persona que cambiado y, sobre todo, conseguiremos que haya una cierta armonía en la relación.

Nadie está libre de cambiar, por mucho que pensemos que es imposible o que a nosotros jamás nos pasara. Cuando nuestra vida cambia de manera sustancial, nosotros también cambiamos, de una manera más o menos sustancial, pero cambiamos. Es por ello que el poeta nos invita no solamente a ser conscientes de ese cambio, sino también a ser conscientes de lo que supone para nuestro círculo de personas, de amistades.


Volver Inicio