Lo más natural, Amado Nervo

Publicidad
Me dejaste -como ibas de pasada-
lo más inmaterial que es tu mirada.

Yo te dejé -como iba tan de prisa-
lo más inmaterial, que es mi sonrisa.

Pero entre tu mirada y mi risueño
rostro quedó flotando el mismo sueño.

>> Siguiente >>

Análisis

El poeta nos habla de una relación pasada, pero que recuerda con cariño. Ambos se separaron de mutuo acuerdo. Ella no quería una relación estable y él quería vivir su vida intensamente, extraer toda su savia. Él tiene presente como recuerdo su mirada y ella se llevó su sonrisa. La relación terminó pero el cariño, el amor, lo mejor de ambos quedó, aunque no estén juntos.

Publicidad

Hay momentos en la vida que conocemos a una persona que lo significa todo para nosotros y, al mismo tiempo, somos conscientes que no podemos estar junto a ella durante mucho tiempo. Se es consciente de que ambas partes de la pareja necesitan separarse, seguir caminos diferentes y guardar esos momentos de placer, de cariño y de amor en el recuerdo y tenerlos de vez en cuando presentes.

Así, en este poema, el protagonista de este es reflejo de lo expresado anteriormente. Ama profundamente a la persona con la que está y viceversa. Sin embargo siente que la vida les hace ir por caminos diferentes para tener trayectorias y experiencias diferentes. Por eso, desde el cariño y el amor y respeto profundos, deciden separarse, deciden emprender viajes distintos que es posible que en un futuro coincidan.

Únicamente guardan lo mejor del otro dentro de ellos. Guardan la belleza de la relación y la belleza de la despedida, que es casi tan importante como el primer encuentro. En ningún momento se nos dice en el poema qué ha sido de cada uno de ellos. Lo único que se pretende destacar es el amor que se tienen y el hermoso recuerdo que queda en cada uno de ellos de la experiencia de estar juntos.

Ambos han sido generosos, ambos han sido conscientes de la imposibilidad de estar juntos y ambos han tomado la hermosa decisión de separarse, de ser felices, de encontrar su propio camino sin el otro. Lo más hermoso de este poema es que en ningún momento se dice que no puedan volver a encontrarse. Es por ello que sentimos que hay un final abierto, en el que el lector es el que elucubra qué es lo que ha podido ocurrir después de la separación, cual ha sido el destino de cada uno.


Volver Inicio