Maravilla, Mario Benedetti

Publicidad
Vamos mengana a usar la maravilla
esa vislumbre que no tiene dueño
afila tu delirio / arma tu sueño
en tanto yo te espero en la otra orilla
si somos lo mejor de los peores
gastemos nuestro poco albedrio
recupera tu cuerpo / hacelo mío
que yo lo aceptare de mil amores
y ya que estamos todos en capilla
y dondequiera el mundo se equivoca
aprendamos la vida boca a boca
y usemos de una vez la maravilla.

>> Siguiente >>

Análisis

El poeta invita a la amada a vivir la maravilla. No es algo tangible porque es algo que nos sorprende, transforma nuestro interior, nos llena de vida. El poeta la invita a disfrutar por completo de su cuerpo. Desea que ambos se entreguen el uno al otro, viviendo el momento, viviendo y disfrutando con intensidad. El mundo se equivoca si piensa lo contrario.

Publicidad

Un nuevo poema en el que Benedetti nos invita a vivir el momento, a ese “carpe diem” que escribían los clásicos pero de una manera diferente. Aquellos se dirigían principalmente a la gente joven. Se les pedía que no pensara en el mañana, que no pensaran en la muerte y que disfrutaran de su juventud mientras pudieran

Sin embargo, en este caso no se habla de edades porque se habla de personas. En este caso el poeta se dirige a su amada para qué descubran los dos juntos el placer de la vida, el placer de sus cuerpos y las vivencias propias una relación en la que ambos, de igual a igual, disfruten y extraigan lo mejor de ese camino vital que inician ambos.

Para el poeta, lo negativo es reprimirse y no vivir ciertas experiencias que son importantes para cualquier persona, para el ser humano, porque expande la mirada interior, abre su mente a nuevas sensaciones, a una serie de vivencias que, de otra manera, jamás podrá experimentar. No hacerlo, para Benedetti, es equivocarse, es errar el camino, es decir no a la vida.

Benedetti no sólo invita al lector a soñar, a amar, a vivir, sino que le invita a que esos sueños se hagan realidad porque son posibles, porque no hay nada realmente que no nos deje realizarlos. Nos invita no solamente a experimentar, nos invita a conocer gente, a dialogar, a hablar, a quitarnos las telarañas que en muchas ocasiones nos atrapan y nos impiden darnos cuenta de que está en nuestras manos no solamente cambiar nuestra vida, sino de conocer a alguien importante, de experimentar cada día si fuera único. También nos invita a descubrir nuestro propio cuerpo, a enamorarnos, a ser felices y disfrutar cada día.


Volver Inicio