La Luna Asoma, Federico García Lorca


 

Análisis de La Luna Asoma

Al caer la noche y al aparecer la luna, desaparece la realidad y la ensoñación, la imaginación. Lo poético lo ocupa todo, todo aquello que no se puede descubrir con el día. El azul del cielo, como el mar, lo cubre todo y el poeta se siente único entre tanta belleza. Siente el olor de los naranjos como si fuera la brisa del mar y desea beber y comer de ellos.

Pero de la misma forma que hay belleza y amor, también hay muerte, dolor y traición. Hay muertos sobre el suelo, el mar de la noche. Hay personas que han sido asesinadas por dinero bajo la excusa de la guerra, únicamente por una decisión política o interesada de alguna persona que deseaba que otra desaparecida, por venganzas.

En este caso hay un contraste entre la belleza de la noche, la imaginación que despierta lo nocturno, lo invisible, etcétera, con lo que ocurría durante la misma en ciertos momentos de la historia de España. En concreto parece referirse a los famosos “paseos”, por los que muchas personas fueron asesinadas en noche y enterradas en fosas comunes, que nadie sabía dónde se encontraban.

Es por ello que el poeta advierte al lector que es mejor no salir por la noche, no ir a los campos de naranjos, en los que se mezclan el olor a esta fruta maravillosa, dulce, jugosa, etcétera, con el olor a los muertos que cada noche pueden aparecer en esos mismos campos de naranjos, junto a esa fresca fruta.

La noche parece estar más llena de traidores que de personas, hay mucho más ensoñación porque la muerte, en esa oscuridad, es mucho más irreal, es más desconocida y, al mismo tiempo, más cruel, menos sensible y más aterradora. Es por ello que la traición implica el llanto de alguien, que puede ser el propio asesinado o la persona que sabe que jamás volverá a ver a la persona que ama, a ese hijo que se llevan, a quien piensa diferente o critica a un régimen que reprime todo aquello que es sinónimo de libertad. La luna asoma pero toda la belleza que baña con su luz es triste.

Analizado por Susana en Poemas.de