Lento pero Viene, Mario Benedetti

Publicidad
Lento pero viene
el futuro se acerca
despacio
pero viene

hoy está más allá
de las nubes que elige
y más allá del trueno
y de la tierra firme

demorándose viene
cual flor desconfiada
que vigila al sol
sin preguntarle nada

iluminando viene
las últimas ventanas

lento pero viene
las últimas ventanas

lento pero viene
el futuro se acerca
despacio
pero viene

ya se va acercando
nunca tiene prisa
viene con proyectos
y bolsas de semillas
con ángeles maltrechos
y fieles golondrinas

despacio pero viene
sin hacer mucho ruido
cuidando sobre todo
los sueños prohibidos

los recuerdos yacentes
y los recién nacidos

lento pero viene
el futuro se acerca
despacio
pero viene

ya casi está llegando
con su mejor noticia
con puños con ojeras
con noches y con días

con una estrella pobre
sin nombre todavía

lento pero viene
el futuro real
el mismo que inventamos
nosotros y el azar

cada vez más nosotros
y menos el azar

lento pero viene
el futuro se acerca
despacio
pero viene

lento pero viene
lento pero viene
lento pero viene

>> Siguiente >>

Análisis

Un futuro mejor tarda en llegar, pero llega. Para el poeta, el presente es negativo y ese futuro mejor está todavía demasiado escondido detrás del sufrimiento y una realidad dura. El poeta siente que un cambio, actualmente, no sería creíble. Necesita madurar y que llegue en su momento, ni antes ni después.

Publicidad

El futuro se acerca mejor poco a poco, pero iluminando a la sociedad. Mejor despacio y firme. El futuro viene para que nazcan los brotes de esperanza allá donde hay dolor y sufrimiento, pero también ganas de volar. Poco a poco, el futuro irá derribando lo prohibido y haciendo que los más pequeños tengan un camino de esperanza.

Los cambios llegan con noticias, lucha y, sobre todo, abriendo las conciencias de las personas. Un futuro mejor nace de un sufrimiento y pobreza social. El futuro lo marcamos y creamos nosotros y nosotros somos los que hacemos que sea mejor cada día, más importante, pero tenemos que tener paciencia.

En este caso, el poeta vuelve otra vez a hablar de la lucha social, de lo necesario que son los cambios políticos para que el pueblo vuelva a recuperar la libertad que se le había retirado, para qué griten contra la opresión y, sobre todo para que desde el punto de vista social, económico y político, el pueblo y el país avancen hacia un futuro muchísimo mejor.

Sin embargo, en contra de lo que algunos pueden desear, los cambios no pueden hacerse de la noche al día, rápidamente. Para el poeta lo mejor es que los cambios vayan sucediéndose gradualmente y que se vayan asentando, para evitar que sean débiles, que tengan poca fuerza, poco apoyo y que puedan acabar desapareciendo.

De la misma forma, la lucha social también tiene que ser coherente, tener una base sólida para poder tener argumentos de peso en la lucha, en las reivindicaciones y, sobre todo, para tener el apoyo necesario para que el cambio sea posible. De otra manera lo único que se conseguirá es perder tiempo y que esas ideas acaben diluyéndose y perdiéndose. El pueblo, la sociedad, puede cambiar el rumbo de su destino, pero para ello tiene que hacerlo con fuerza, con coraje y, sobre todo, sobre unas reivindicaciones sólidas, para que éstas sean permanentes cuando se hagan realidad, porque aunque se necesite tiempo, serán posibles y se realizarán.


Volver Inicio