Introducción a los Sueños, Antonio Machado

Publicidad
Leyendo un claro día
mis bien amados versos,
he visto en el profundo
espejo de mis sueños

que una verdad divina
temblando está de miedo,
y es una flor que quiere
echar su aroma al viento.

El alma del poeta
se orienta hacia el misterio.
Sólo el poeta puede
mirar lo que está lejos
dentro del alma, en turbio
y mago sol envuelto.

En esas galerías,
sin fondo, del recuerdo,
donde las pobres gentes
colgaron cual trofeo

el traje de una fiesta
apolillado y viejo,
allí el poeta sabe
el laborar eterno
mirar de las doradas
abejas de los sueños.

Poetas, con el alma
atenta al hondo cielo,
en la cruel batalla
o en el tranquilo huerto,

la nueva miel labramos
con los dolores viejos,
la veste blanca y pura
pacientemente hacemos,
y bajo el sol bruñimos
el fuerte arnés de hierro.

El alma que no sueña,
el enemigo espejo,
proyecta nuestra imagen
con un perfil grotesco.

Sentimos una ola
de sangre, en nuestro pecho,
que pasa... y sonreímos,
y a laborar volvemos.

>> Siguiente >>

Análisis

La creación literaria, desde el punto de vista del poeta, ya es en sí mismo un proceso creativo muy inspirador y que no todos los poetas saben plasmar. Esta temática, la de cómo se hace una poesía, es algo que también es muy usual en muchos autores que, de alguna manera, quieren que sus lectores sepan cómo utilizan todos sus recursos, desde el punto de vista sentimental, emocional, etc. para crear esos versos.

Publicidad

El poeta habla de la inspiración, de la creación literaria como algo hermoso que nace en lo más profundo de sí mismo, en lo más hondo de sus sentimientos. El pes el único que sabe transmitir eso que siente, interpretarlo y plasmarlo en un verso, en un poema.

Allí dentro, en su alma, el poeta tiene todo lo vivido, sus recuerdos alegres, momentos íntimos de su vida y sus tragedias, su felicidad, todo. Lo creativo es tomar aquello que le han aportado y transformarlo en algo nuevo a través de la poesía. Como escritor atiende lo terrenal y lo divino por igual.

En la creación poética se plasman recuerdos de tiempos, hechos o acciones pasadas, aunque también las vivencias actuales. Todo ser humano sueña, a menos que esté muerto. El poeta destaca que la poesía, su inspiración, los sueños, están dentro de él y vienen una y otra vez como la marea, rompiendo con sus olas a través de sus versos.

Para el poeta todos tenemos la capacidad para escribir y para transmitir emociones a través de la poesía. Sin embargo, cuando profundizamos en estas palabras, también nos damos cuenta de que para escribir, de la manera que lo hacen ciertos escritores, es importante la entrega total a este tipo de literatura. Los poetas son personajes comprometidos consigo mismo, con las personas, los paisajes, los hechos que ocurren en el día a día, la sociedad, la política, etc., etc., etc., y todo esta información la seleccionan para transformarla en versos que constituirán un poema concreto.

Sin embargo, aunque no todo el mundo sepa escribir poesía, sí que todos podemos sentir lo que nos puede transmitir esta. Sólo la muerte, como él mismo dice, nos impide soñar, sentir, reaccionar ante unas palabras escritas, con mayor o menor acierto, y que provoquen nuevas sensaciones en nuestro interior.


Volver Inicio