Hombre Preso que mira a su Hijo, Mario Benedetti



>> Siguiente >>

Análisis

El poeta se dirige al lector para decirle que, en su infancia, ya mayores y maestros le hablaban que, en una dictadura represiva, la vida o la muerte es algo que varía muy poco. La patria, en esos regímenes, se apoya en una sociedad borrega, ciega y crédula.

Publicidad

Se buscaba que la sociedad no conociera la realidad, cuando esta no era la libertad y sí la represión social y política. El hombre no era lo importante. El poeta no culpa a la sociedad, sino al poder que supo cómo hacer que esta viera a la dictadura militar como algo normal, lógico y bueno para todos.

Las personas no eran libres y la sociedad tampoco. El poeta ve como la educación, la diversión, se condicionaban. El poeta decidió luchar con sus armas contra el régimen: la literatura. Los enemigos eran la política, el poder. Las consecuencias eran la represión y la muerte. El poeta quiere que la gente sepa la realidad de la situación.

El protagonista de nuestro poema fue represaliado, torturado y dice cómo. No le contó nada a los torturadores, ya fueran los números de teléfono de compañeros de lucha, direcciones, o lugares de encuentro. Pensar en su amada le ayudaba a superar la tortura.

Para el poeta, callar era lo que tenía que hacer y confesar supondría una vergüenza para él. Es por ello que puede hablar con orgullo y mirando, de una manera metafórica, al lector a la cara. El poeta fue coherente consigo mismo, con sus ideales de lucha y lloró como lo podemos hacer todos. Sufrió pero cayó, fue torturado pero no traicionó, lloró y no olvido lo que ocurrió.

Como podemos observar en este poema, el poeta trata un tema muy delicado y que sufrieron muchas personas no solamente en este país, sino también en otros muchos en los que la dictadura militar se instauró. Por un lado se intentaba represaliar a todos aquellos que eran críticos con el nuevo poder establecido, torturándolos para extraer información, asesinándolos, etcétera. Y por otro lado se ocupaban y preocupaban de que la sociedad vivirá al margen de estos hechos, haciendo que la imagen del país fuera completamente diferente, idílica y bucólica.


Volver Inicio