Historia de Vampiros, Mario Benedetti

Publicidad
Era un vampiro que sorbía agua
por las noches y por las madrugadas
al mediodía y en la cena.

Era abstemio de sangre
y por eso el bochorno
de los otros vampiros
y de las vampiresas.

Contra viento y marea se propuso
fundar una bandada
de vampiros anónimos,
hizo campaña bajo la menguante,
bajo la llena y la creciente
sus modestas pancartas proclamaban,
vampiros beban agua
la sangre trae cáncer.

Es claro los quirópteros
reunidos en su ágora de sombras
opinaron que eso era inaudito,
aquel loco aquel alucinado
podía convencer a los vampiros flojos,
esos que liban boldo tras la sangre.

De modo que una noche
con nubes de tormenta,
cinco vampiros fuertes
sedientos de hematíes, plaquetas, leucocitos,
rodearon al chiflado, al insurrecto,
y acabaron con él y su imprudencia.

Cuando por fin la luna
pudo asomarse
vio allá abajo
el pobre cuerpo del vampiro anónimo,
con cinco heridas que manaban,
formando un gran charco de agua,
lo que no pudo ver la luna
fue que los cinco ejecutores
se refugiaban en un árbol
y a su pesar reconocían
que aquello no sabía mal.

Desde esa noche que fue histórica
ni los vampiros, ni las vampiresas,
chupan más sangre,
resolvieron
por unanimidad pasarse al agua.

Como suele ocurrir en estos casos
el singular vampiro anónimo
es venerado como un mártir.

>> Siguiente >>

Análisis

Un vampiro se niega a beber sangre. Sólo bebe agua y esto produce sorpresa y malestar en los demás vampiros. Éste propone hacer un grupo que deba sólo agua y se moviliza cada noche para despertar la conciencia de los demás vampiros y que sean conscientes de lo perjudicial de la sangre. Los vampiros que mandan se reúnen a comprobar que este movimiento puede ser nocivo para ellos y deciden matarlo y acabar con todo.

Publicidad

La luna, personificada, es la que encuentra el cuerpo del vampiro rodeado de agua. Los asesinos se dan cuenta, después de asesinarlo y probar el agua que, quizás ese vampiro tenía razón. Los vampiros deciden entonces no beber sangre y si agua únicamente. El vampiro se convierte finalmente un mártir.

Obviamente, este poema es una metáfora y una crítica ante el poder establecido. Surge una voz discordante que lucha por un cambio a mejor, fresco, de libertad. El poder político, económico, etcétera, lo ve como un peligro y deciden eliminarlo. Lo hacen, pero su lucha cala en unos pocos y de esos pocos surgen muchos y consigue que su lucha cambie la sociedad y sacuda al poder. Ha muerto pero su recuerdo, su lucha y su muerte son recordados y pasan a ser parte de la historia, del recuerdo social.

Como podemos observar en este poema, el poeta nos presenta la idea de que una sola persona puede cambiar el mundo empezando por muy poco. Un movimiento es algo que empieza con una idea y alguien que quiera llevarla a cabo y a la que se van sumando poco a poco otras personas.

Ese pequeño movimiento que se inicia puede llegar a ser algo muy importante, es esencial y, sobre todo, puede cambiar el rumbo social, político de un país. Cabe destacar que, cuando aparece un movimiento, al mismo tiempo también asoman los poderes que manejan los gobiernos y, cuando sienten que el poder que tienen puede desaparecer, se ocupan y preocupan de minimizar el alcance de aquellos que desean expulsarlos del poder.

Sin embargo, como podemos observar en el poema de Benedetti, cuando se inicia el cambio sustancial y real, es muy difícil detenerlo y, como no podría ser de otra manera, al final triunfa y pasa a ser no únicamente algo que ha sucedido, sino que se convierte en historia misma.


Volver Inicio