Hijas del Viento, Alejandra Pizarnik

Publicidad
Han venido.
Invaden la sangre.
Huelen a plumas,
a carencia,
a llanto.
Pero tú alimentas al miedo
y a la soledad
como a dos animales pequeños
perdidos en el desierto.

Han venido
a incendiar la edad del sueño.
Un adiós es tu vida.
Pero tú te abrazas
como la serpiente loca de movimiento
que sólo se halla a sí misma
porque no hay nadie.

Tú lloras debajo de tu llanto,
tú abres el cofre de tus deseos
y eres más rica que la noche.

Pero hace tanta soledad
que las palabras se suicidan.

>> Siguiente >>

Análisis

Nuevamente, un pequeño poema de vesta poeta, vuelve a tocar la temática del miedo, que también está presente en su obra. En este caso hay una personificación del miedo y la soledad. Están presentes en todo y llegan cuando no queda nada, cuando todo se ha perdido.

Publicidad

La muerte, ese “Tú”, le da alas a estas dos hijas del viento, el miedo y la soledad, ese aire que necesitan para llegar donde quieran. Estas hijas influyen en el sueño de las personas y ayudan a que la muerte aceche. Esta está cerca y se ve como algo egoísta, que no suelta a su presa, como las serpientes. Nadie se salva de su ataque y nadie puede evitarlo.

La parca no es insensible y bajo su manto entiende el sufrimiento de quien cae bajo su guadaña, aunque lo que hace es algo de lo que no puede separarse y que, al mismo tiempo, desea. Es más atrayente que la noche. Las dos últimas frases del poema son pensamientos del poeta, que se siente sola, depresiva y siente cerca la muerte, piensa quitarse la vida, algo que es casi autobiográfico, ya que su muerte sobrevino precisamente por eso, por un suicidio.

Estamos ante un poema en el que se mezclan varios elementos importantes. Por un lado tenemos la parte literaria que podríamos interpretarla como alguien que sufre y deseaba la muerte como elemento principal del poema. Por otro lado también tenemos a la autora, una poeta cuya obra posee muchos de los miedos, temores, sufrimientos, las depresiones y anhelos de suicidio.

En este caso, se mezclan ambos elementos, lo literario, lo personal y lo sentimental para crear un poema en el que el sufrimiento está presente en cada uno de los versos. Hay una necesidad de expresar pero, al mismo tiempo, no aporta ningún tipo de felicidad, de positividad a lo largo de todo lo escrito. Como el otro poema de esta misma autoras, parece que hay una necesidad de recrearse y recalcar esa sociedad oscura, gris, sin vida, yacente y que sólo aporta tristeza e infelicidad.

Una vez acabamos de leerlo y de impresionarnos con cada uno de sus versos, nos vuelve nuevamente una sensación de tristeza y de querer alejarnos, apartarnos ya que enseguida entendemos que hay un halo depresivo que los envuelve por completo, que nos hace sentir poco a poco un frío, una sensación de tristeza que nos abruma y que deja un poso de inquietud.


Volver Inicio