Hablando para Mí, Roque Dalton García

Publicidad
Como un ángel social de alto velamen,
lejano de la angustia y capitán
de nueva clorofila,
como una flor indomeñable
que falta haríale al maíz en la coronación de su significado,
como un lejano caracol que huyó del pecho rojo,
caminaré desde hoy
gritando que conozco,
aunque resulte herida
mi bondad y mi sangre

Porque cual repentino rayo de raíces secretas
uno cae en la cuenta que no respira solo,
que hay hermanos dormidos,
cortadas ramas retoñables,
pianos de primer piso, dulces
rosas descoloridas sin morir.

Además, es este siglo obligatorio
que en airada espesura nos reúne,
el que regala al ojo la cumbre y el camino,
el que pregunta al alma por sus puños finales,
el que deja vibrando la fiel liquidación de las preguntas.
El panorama es un cuchillo rudo: uno nace entre todos
los hombres y los árboles,
pariendo el junco responsable que el huracán penetra:
posee uno la lámpara que con su luz idéntica
descubre donde nace la lágrima
digna de ser borrada en lo que nos rodea.

>> Siguiente >>

Análisis

El poeta se da cuenta que tiene que involucrarse, desde el punto de vista social, con su poesía. Quiere ser una referencia ahora que ha vaciado su mochila de miedos y dudas. Siente que está renovado y que es savia nueva que ofrecer. Quiere luchar mediante la denuncia social sin que importen las consecuencias. Esto es así porque el ser humano no está solo.

Publicidad

El ser humano es un ser social y cuando el pueblo, la persona, es oprimido, agredido, hay que defenderlo, luchar por qué cada uno de nosotros importa. El pueblo está sometido y oprimido, pero puede levantarse, luchar y volver a recuperar su fuerza, el lugar que le corresponde, esa flor que recuperará su color, la vida.

Para el poeta siente que está en un período importante, esencial, y todas las dudas, preguntas, desaparecen. La lucha por conseguir justicia es el camino, pero debe de hacerse desde un punto de vista realista, sin ofrecer espejismos e imposibles. Cada uno de nosotros podemos conseguir lo que deseamos, podemos dejar atrás el dolor y el sufrimiento.

Estamos ante una temática poética que utilizan otros escritores para posicionarse desde el punto de vista político y social. En la mayoría de los casos este posicionamiento es junto al pueblo, junto a los oprimidos y los que piden justicia. Pero para ello, como indica el poeta en este texto, lo primero de todo es quitarse de encima los miedos y las dudas.

Sin embargo, el poeta está convencido de lo que hace. Para él lo más importante es el ser humano y todo lo que pueda hacerlo subir, todo lo que pueda oprimirlo y sería injusto, es motivo de lucha, es fuente de inspiración para la denuncia, para que no caiga en saco roto.

Otra de las líneas temáticas de este poema está en que el poeta se ve asimismo como un altavoz del pueblo, ya que considera que si no hay personas que luchan por él, este no tendrá voz, sus reivindicaciones no serán oídas y esto es algo que él no quiere que suceda. También es importante tener en cuenta que el poeta busca que todo aquello que se reclame sea realista, que sirva de verdad para que el pueblo avance y que la justicia social sea verdadera, no busca falsas promesas.


Volver Inicio