Éxtasis, Amado Nervo

Publicidad
Cada rosa gentil ayer nacida,
cada aurora que apunta entre sonrojos,
dejan mi alma en el éxtasis sumida...
¡Nunca se cansan de mirar mis ojos
el perpetuo milagro de la vida!

Años ha que contemplo las estrellas
en las diáfanas noches españolas
y las encuentro cada vez mas bellas.
Años ha que en el mar, conmigo a solas,
de las olas escucho las querellas,
y aun me pasma el prodigio de las olas!

Cada vez hallo la Naturaleza
más sobrenatural, más pura y santa,
Para mí, en rededor, todo es belleza;
y con la misma plenitud me encanta
la boca de la madre cuando reza
que la boca del niño cuando canta.

Quiero ser inmortal, con sed intensa,
porque es maravilloso el panorama
con que nos brinda la creación inmensa;
porque cada lucero me reclama,
diciéndome, al brillar: «Aquí se piensa,
también aquí se lucha, aquí se ama».

>> Siguiente >>

Análisis

El poeta ama la juventud y cada muchacha que ve le hace sentir la vida como un milagro. La belleza de una joven es algo hermoso. El poeta ha conocido a muchas jóvenes a lo largo de su vida, todas han sido bellas. Ha conocido sus tristezas, problemas y anhelos. Sigue sorprendiéndose cada día.

Publicidad

La vida, todo lo que rodea al poeta, le parece hermoso. La belleza de las mujeres es única. La sorpresa, el milagro, lo increíble se encuentra en lo más simple, en lo cotidiano, tanto en el adulto como en el niño. El poeta es consciente de lo finito de nuestra vida. Le gustaría no tener que tener que morir y poder conocer más, aprender y sorprenderse más todavía. Cada persona tiene una forma de ser, amar, enfrentarse a la vida y luchar por sus sueños.

En este poema podemos hablar de tres temas fundamentales. El primero de ellos se refiere a la juventud y la belleza y todo lo que ello le hace sentir al poeta. Al protagonista de este poema le gusta conocer a estas jóvenes y, hasta cierto punto, entendemos que desde un punto de vista social, para saber más de esa etapa de la vida, profundizar en ese conocimiento, quizá como fuente de inspiración.

Por otro lado, también toca el tema de la belleza desde el punto de vista personal. El poeta entiende que lo más hermoso se encuentra en lo más simple, en lo más sencillo. Además, se puede encontrar en cualquier tipo de personas, sin importar la edad o el sexo. Cada uno de nosotros tenemos una belleza interior y exterior que transmitimos a los demás. Los demás somos los que tenemos que tener esa capacidad para captar esa belleza que nos transmiten.

El último tema es el de la fugacidad de la vida y cómo el poco tiempo que pasamos en este mundo nos condiciona cuando somos conscientes de la muerte. El poeta sabe que no podemos hacer nada por evitar que la parca nos coja de la mano y nos lleve. Sin embargo, desearía poder vivir más tiempo para poder aprender más, para poder saber más acerca del ser humano y de cómo siente la belleza, el amor, los sentimientos hacia su prójimo, saber más acerca de la inocencia, etcétera.


Volver Inicio