Escrito con Tinta Verde, Octavio Paz

Publicidad
La tinta verde crea jardines, selvas, prados,
follajes donde cantan las letras,
palabras que son árboles,
frases que son verdes constelaciones.

Deja que mis palabras, oh blanca, desciendan y te cubran
como una lluvia de hojas a un campo de nieve,
como la yedra a la estatua,
como la tinta a esta página.

Brazos, cintura, cuello, senos,
la frente pura como el mar,
la nuca de bosque en otoño,
los dientes que muerden una brizna de yerba.

Tu cuerpo se constela de signos verdes
como el cuerpo del árbol de renuevos.
No te importe tanta pequeña cicatriz luminosa:
mira al cielo y su verde tatuaje de estrellas.

>> Siguiente >>

Análisis

La savia, la vida, todo aquello que deseemos hacer, realizar, esa esperanza, puede ser posible si lo queremos así. El poeta desea poder plasmar en una hoja toda esa explosión vital de naturaleza y belleza que tiene en su interior, con versos, con palabras que formen el poema que tiene dentro.

Publicidad

El poeta ama a una mujer y da unas pinceladas de su físico. Todo en ella es belleza, naturaleza y el la ama por completo. El amor, la esperanza y el deseo es lo que centra al poeta en este momento y este poema es testigo escrito de ello, de los sentimientos más profundos de él hacia su amada.

Lo que alimenta la naturaleza, las plantas y las flores, es la savia verde que corre por sus tallos y el poeta toma este elemento, la savia, para utilizarlo metafóricamente como tinta para escribir sus poemas, en los que habla de la esperanza, del amor y de los sentimientos hacia la persona que en ese momento está su lado y a la que se entrega completamente.

Volvemos a encontrarnos con la temática de la inspiración y de la importancia que tiene lo femenino en la poesía del poeta. Si bien es cierto que el poema es bello, por otro lado volvemos a encontrarnos con que lo femenino es algo que aparece en el poema, pero al que no se le da la importancia que tiene.

Ejemplo de ello es que a la mujer se la nombra y se describe a través de pinceladas muy sencillas, impersonales y que hacen que su figura sea un elemento sumiso que acompaña al poeta y que corresponde a sus deseos. También volvemos a leer unos versos en los que hay una necesidad de renovación, de catarsis personal para reencontrarse, por parte del protagonista del poema.

Necesita la relación con una mujer, una amante que le haga reaccionar, despertar nuevamente la vida y, al mismo tiempo, extraer de sí mismo la creatividad que hasta ese momento no le estaba siendo propicia. ¿Parece que es un canto a la vida, al amor y también a buscar la plenitud de todas las experiencias? Es posible, pero no lo hace y no lo busca desde el punto de vista de la transformación personal o a través de un duelo, si no que necesita alguien que es más fuerte que él, la mujer.


Volver Inicio