Entre Siempre y Jamás, Mario Benedetti



>> Siguiente >>

Análisis

Siempre y jamás son dos términos que el ser humano utiliza de manera categórica en frases que todos hemos utilizado, sobre todo en el amor, tanto para lo positivo como para o negativo. Estos términos se usan con su significado, pero también para expresar lo contrario de lo que se pueda pensar.

Publicidad

Se utilizan con un significado categórico que muchas veces no lo es. Para el poeta, el concepto de siempre, abierto y con significado de futuro, en ocasiones es el final, nunca, lo cerrado. Para él, siempre es luz y jamás oscuridad y son términos contrarios al mismo tiempo. Para el poeta, siempre y jamás son términos esenciales en el ser humano, en la vida.

A través de estos dos conceptos, que dan título al poema, el poeta se dirige al lector para decirle lo importante que es el uso del lenguaje, desde el punto de vista literario y también desde el punto de vista real, personal y social. La riqueza del castellano está en que podemos utilizarlo de muchas maneras, para expresar una cosa y la contraria según el contexto.

Es por ello que, aunque intentemos utilizar algunos significados de una palabra de manera categórica, en muchas ocasiones conseguimos el efecto contrario o que esa supuesta afirmación o negación categórica, según como la empleemos, tenga muchísimas más interpretaciones de las que nosotros queremos darle.

Así, a lo largo de nuestra trayectoria vital, nuestro camino, nos encontraremos en infinidad de momentos en los que, aunque queramos ser categóricos, tajantes, negativos en lo que decimos, nos daremos cuenta de que no podemos serlo porque nosotros mismos no lo somos y porque el lenguaje tampoco lo es.

El poeta parece indicarnos al final este poema que, además del lenguaje, existen otras formas de expresar realmente lo que queremos decir mediante otras fórmulas. Entre ellas están la mirada, nuestros gestos, etcétera. Pero obviamente, el lenguaje es un factor esencial para hacernos entender, para comunicarnos con otras personas. Sin embargo, volviendo nuevamente al tema principal de este poema, es importante volver a reiterar que el lenguaje no puede utilizarse de manera categórica, bien sea para algo positivo o negativo, porque la interpretación de lo que nosotros digamos depende de receptor, de la otra persona.


Volver Inicio