Elegía de un Azul Imposible, Porfirio Barba Jacob



>> Siguiente >>

Análisis

El recuerdo del primer amor es como una enredadera, un momento que lo cubre todo. La relación entre ellos la aprobaban todos y eran felices con ello. Incluso tiene presente el recuerdo del olor del lugar en el que vivía. Nos presenta una mujer en el que se refleja el canon de belleza: rubia. El amor entre ellos era profundo y correspondido. La noche, con el azul del cielo y el brillo de las estrellas, era como el llanto de su interior al no poder estar a su lado en ese momento.

Publicidad

El poeta recuerda el grupo de amigos de juventud, todos con pareja, con quienes disfrutaba todos los momentos que vivieron juntos. La muerte de la madre del poeta lo cambió todo drásticamente. Lo sumió en una gran tristeza. A partir de ese momento todo desapareció. Se sintió muerto en vida y cortó lazos con todos, incluida su pareja.

Pero la amistad no se pierde nunca si es verdadera. En esa etapa de madurez del poeta, éste recibe una carta de uno de sus amigos a los que se refiere al rememorar su pasado. En la carta habla de la gente en común que ya no está y termina con el recuerdo del olor a azahar del pueblo, que sigue igual y en la memoria del poeta. Éste reconoce que el amor por aquella joven nunca se fue y lo lleva dentro como una enredadera. Nuevamente un final circular.

Un hecho esencial, como es la muerte de la madre del poeta, hace que éste rompa con todo lo que le rodea desde el punto de vista emocional, físico, etcétera. Todo se rompe y su decisión es la de abandonar, irse. Pero por otro lado también hablamos de la amistad verdadera, de cómo el tiempo puede pasar y, sin embargo las personas que nos aprecian y a las que recordamos y queremos, puede seguir presentes en nuestras vidas por mucho tiempo que pase.

El poeta ha renunciado a una vida que tenía y en la que se sentía feliz por un camino vital en el que, si bien ha sido feliz, no le ha llenado del todo porque sigue teniendo ese vacío que le supuso la muerte de su madre, junto con el hecho de haberse marchado. Sin embargo el hecho de que, después de muchos años, un amigo del pueblo le escribiera, ha hecho que esa juventud perdida volviera a salir en su interior y los recuerdos, los maravillosos recuerdos, afloraran nuevamente.


Volver Inicio