Diario de un Seductor, Leopoldo María Panero

Publicidad
No es tu sexo lo que en tu sexo busco
sino ensuciar tu alma:
desflorar
con todo el barro de la vida
lo que aún no ha vivido.

>> Siguiente >>

Análisis

El sexo no es el fin de la relación para el protagonista de este poema. El seductor, el poeta, busca absorber todo el amor, el sexo, el cariño de la mujer, sin implicarse y, cuando ya no tenga nada más que darle ella, la abandonará sin piedad para que sepa qué es la vida de verdad, lo que el poeta siente que es el amor.

Publicidad

Sentimos negatividad cuando acabamos de leer este poema. No sabemos cuáles son los sentimientos reales del protagonista -poeta hacia la mujer que ama. Lo que si tenemos claro es que busca utilizarla a modo de experimento y reforma educativa para que ella sepa qué es lo que le va a ocurrir en la vida, para que despierte a esta y sea más fuerte.

Como lector, lo que descubrimos es una crueldad hacia la mujer porque en ningún momento piensa en las consecuencias del hecho. Únicamente quiere hacer lo que el supone que tiene que hacer y nada más. La mujer queda identificada como un concepto, un objeto, cosificándola y sin darle ningún atributo de humanidad. Parece que esté colocada única y exclusivamente para que el deseo del hombre, del poeta, se realice sin ningún problema.

En este breve poema podemos intuir que hay un conflicto entre el lector y el poeta porque no nos sentimos identificados con lo que él desea hacer y, por supuesto, tiene en nuestra total reprobación como como hombre y como persona. Lo único que podemos hacer es desear que el hecho en sí no se consuma y que la mujer no tendrá que pasar por este proceso. Sin embargo, al describirlo, tampoco sabemos cuál ha sido el final de este deseo. Únicamente podemos elucubrarlo e imaginarlo, quizá porque esa ha sido la intención del poeta desde el primer momento.

Aun así, podemos identificar en este poema algunas de las características que utilizan algunos poetas cuando introducen a la mujer en alguno de sus escritos. No se nos describe como es físicamente, no se nos habla de sus sentimientos porque carece de importancia lo que pueda opinar la persona y, como indicamos anteriormente, la mujer se cosifica y pierde sus atributos de persona por completo.


Volver Inicio