Desganas, Mario Benedetti

Publicidad
Si cuarenta mil niños sucumben diariamente
en el purgatorio del hambre y de la sed
si la tortura de los pobres cuerpos
envilece una a una a las almas
y si el poder se ufana de sus cuarentenas
o si los pobres de solemnidad
son cada vez menos solemnes y más pobres
ya es bastante grave
que un solo hombre
o una sola mujer
contemplen distraídos el horizonte neutro

pero en cambio es atroz
sencillamente atroz
si es la humanidad la que se encoge de hombros.

>> Siguiente >>

Análisis

La desnutrición infantil mata a miles de niños al año. La tortura es un hecho en muchos países, algo detestable para estos y para los que la práctican. El poder hace que cada vez tengamos menos de todo. Que uno de nosotros contemple esto como algo lejano es grave. Pero lo peor es que la mayoría de las personas en todo el mundo también lo miran como algo lejano y no hacen nada para evitarlo, nadie se implica para qué esto no vuelva a ocurrir.

Publicidad

Para el poeta, hay dos problemas esenciales en el mundo actual. Por un lado la desnutrición infantil, todo lo que tiene que ver con la infancia, y, por otro lado, las torturas que se producen en regímenes políticos no democráticos. Pero lo que más le duele al poeta, lo que más impacta y lo que para él merece mayor reprobación es la indiferencia de la sociedad que sufre estos males y también la del resto del mundo.

Por un lado el poeta destaca como otros países, como la sociedad, es consciente de las torturas que se realizan, de la desnutrición infantil, de lo negativo que es esto para cualquier país, régimen político, etcétera. Sin embargo, todos parecen aceptar esto como algo normal y, en ningún momento, se busca solucionarlo y, mucho menos evitarlo. El ser humano se ha vuelto individualista, mira únicamente para sí mismo y prefiere no saber y no ver lo que puede ocurrir de negativo en su país, a su alrededor.

Este poema busca que tanto las personas, como los gobiernos, habrán realmente los ojos a la problemática actual que sufren muchos países, bien sea por el hambre o la represión y tortura. Busca que aparezcan soluciones, busca concienciar nuevamente al ser humano para que vuelva a ser ese animal social, unitario, para que luche contra todo tipo de represión, para que las nuevas generaciones no sufran ningún tipo de empobrecimiento, para que el hambre deja de ser un elemento de represión, una amenaza y una forma de gobernar.

Lo que más ataca el poeta es esa indiferencia que poco a poco se iba instalando en nuestra sociedad y que nos hace mirar para otro lado cuando vemos algo que nos pueda afectar a todos. El hombre ha de tomar conciencia, ha de ser solidario, ha de luchar para que jamás nos falte algo. Luchar por lo que no tenemos es luchar por el propio ser humano.


Volver Inicio