Desaparecidos, Mario Benedetti

Publicidad
Están en algún sitio / concertados
desconcertados / sordos
buscándose / buscándonos
bloqueados por los signos y las dudas
contemplando las verjas de las plazas
los timbres de las puertas / las viejas azoteas
ordenando sus sueños sus olvidos
quizá convalecientes de su muerte privada

nadie les ha explicado con certeza
si ya se fueron o si no
si son pancartas o temblores
sobrevivientes o responsos

ven pasar árboles y pájaros
e ignoran a qué sombra pertenecen

cuando empezaron a desaparecer
hace tres cinco siete ceremonias
a desaparecer como sin sangre
como sin rostro y sin motivo
vieron por la ventana de su ausencia
lo que quedaba atrás / ese andamiaje
de abrazos cielo y humo

cuando empezaron a desaparecer
como el oasis en los espejismos
a desaparecer sin últimas palabras
tenían en sus manos los trocitos
de cosas que querían

están en algún sitio / nube o tumba
están en algún sitio / estoy seguro
allá en el sur del alma
es posible que hayan extraviado la brújula
y hoy vaguen preguntando preguntando
dónde carajo queda el buen amor
porque vienen del odio.

>> Siguiente >>

Análisis

Muchos represaliados, asesinados, no se sabe dónde están enterrados. Son personas que tenían una vida, una casa, familia, unos sueños que realizar. Nadie sabe qué ha sido de ellos. El gobierno no responde las preguntas. Ahora estos son rostros en pancartas de “se busca”.

Publicidad

Desaparecidos sin dejar rastro y la mayoría de ellos sin haber hecho nada, pero sabiendo su destino cuando se los llevaban. Sólo tuvieron sus recuerdos al final de su vida, lo que amaban. No se sabe dónde están. Son víctimas de la represión, el odio y seguramente sus almas están perdidas al no entender la razón de su propia muerte.

Parte de la producción literaria de Benedetti está formada por poemas que ponen voz a unos momentos políticos muy concretos en los que la represión, posterior al golpe de estado ocurrido su país, fue bastante importante y, como suele ocurrir en estos momentos, no muy diferente a la que ocurrió en otros países.

No solamente critica la represión, sino hacia quien iba dirigida. Como podemos observar en el poema, los muertos que pesan sobre los asesinos, en una gran parte eran por pensamiento político o, sencillamente, por no haber hecho nada. Éstos muertos, esos desaparecidos, se iban sin volver a saber nada de ellos. Sin embargo, atrás dejaban a familia, conocidos, amigos y, sobre todo un futuro.

En este poema también observamos que no hay ninguna persona concreta de la que se den detalles, ya que el poeta quiere marcar muy claramente que la represión iba sobre cualquiera, tuviera o no carácter político. Eran decisiones arbitrarias que afectaban a una persona.

Lo que sí es importante destacar es que, nuevamente, este poema nos muestra a un Benedetti comprometido, a un Benedetti que en ningún momento se aleja del pueblo, del lector y, sobre todo, de la necesidad que tenía el pueblo por ser libre, por quitarse de encima el gran peso de un gobierno que únicamente buscaba el poder, sin importarle a quien pudiera afectar lo que hiciera y, sobre todo, por encima de la vida de quien fuera. Es un poema comprometido, que nos hace ser partícipes, como lectores, de esa lucha que intuimos a medida que los versos van avanzando.


Volver Inicio