Cuerpo de Mujer, Blas de Otero

... Tántalo en fugitiva fuente de oro.

F. DE QUEVEDO

Cuerpo de la mujer, río de oro
donde, hundidos los brazos, recibimos
un relámpago azul, unos racimos
de luz rasgada en un frondor de oro.

Cuerpo de la mujer o mar de oro
donde, amando las manos, no sabemos,
si los senos son olas, si son remos
los brazos, si son alas solas de oro...

Cuerpo de la mujer, fuente de llanto
donde, después de tanta luz, de tanto
tacto sutil, de Tántalo es la pena.

Suena la soledad de Dios. Sentimos
la soledad de dos. Y una cadena
que no suena, ancla en Dios almas y limos.

>> Siguiente >>

Análisis

La mujer es algo precioso, bello, único, que deseamos tener, poseer y deseamos amar. Es un fruto que queremos probar. El cuerpo de la mujer es deseable y deseamos apoderarnos de él y saciarnos, navegar entre sus brazos y volar. La mujer nos puede hacer sentir todo eso y la felicidad. Al mismo tiempo también tiene la capacidad de hacernos sufrir. Cuando la mujer se va, nos sentimos solos y esa soledad queda, haciendo que no encontremos consuelo ni en el propio Dios.

Publicidad

Este poema es una exaltación de la belleza de la mujer, sin hablar de ningún tipo de canon. Esto es porque existen tantos tipos como mujeres haya y existen tantos gustos masculinos como hombres pueda haber. Es por ello que el poeta no se centra únicamente en un tipo de belleza femenina, sino que habla de la mujer en general.

El poeta también rompe con la imagen de la mujer como el sexo débil. La mujer es un ser deseable, que el hombre quiere tener cerca suya y poseer y, al mismo tiempo, también es una persona fuerte, con personalidad y capaz de vencernos en el amor. Cuando la mujer abandona al hombre este pierde la confianza, su fuerza y la sensación de soledad y pérdida es enorme.

Como ocurre en algunos poetas, éste no pretende extenderse en poner en valor a la mujer durante infinidad de versos. Únicamente pone sobre la mesa una serie de sentimientos y lo que él cree acerca de la figura femenina. Es por ello que el poema tiene la extensión justa, tiene los versos adecuados para mostrarnos la idea del poeta sin recrearse ni ella ni extenderla de manera artificial.

Sin embargo, aunque puede gustar al lector, sentimos que le falta algo. Siendo como es un poema en el que se pone en valor la figura de la mujer, notamos que ésta aparece como algo lejano, algo que en se nombra pero que no se profundiza en ella. Hemos de tener en cuenta que aquí estamos viendo la visión masculina del poeta y no la otra parte. Esto hace que le falte algo de fuerza, les falte profundidad y nos quede una sensación de frialdad al acabar de leer estos versos.


Volver Inicio