Como la cigarra, María Elena Walsh


 

Análisis de Como la cigarra

La poetisa en este poema nos muestra cómo el destino, las personas de su entorno intentan acabar con ella desde un punto de vista emocional. Si nos adentramos en el poema, a través de sus versos desarrolla esta sensación a través de las cuatro estrofas de las que se compone.

En la primera parte de la primera estrofa se nos muestra la metáfora de la cigarra. La hembra de la cigarra pone huevos y poco después se muere. Así se siente la protagonista, que muere una y otra vez y, sin embargo, deja antes de su final a sus huevos preparados para la siguiente generación. A ella la han intentado silenciar una y otra vez y, sin embargo, no han sido capaces de acallar su voz. En la segunda parte de la primera estrofa ella advierte a quien intenta callarla, que su voz es firme y segura, que nadie podrá arrebatársela de ninguna forma.

En la primera parte de la segunda estrofa habla de que casi intentaron matarla, reducirla al olvido, el desconocimiento total, a la muerte. Sin embargo, ella se rebeló contra eso y se mostró ante el mundo demostrando que sería digna, aunque con la tristeza de sentirse sola y con un dolor profundo. En la segunda parte de la segunda estrofa habla de un nudo en el pañuelo, ese nudo es para que se acuerde de algo que nunca podrá olvidar, y aunque olvide, volverá a recordar y alzar la voz para que quien haya pensado que ya no estaba vea que se equivoca.

En la primera parte de la tercera estrofa se nos habla de la angustia que produce esa situación, la del insomnio, la presión tan fuerte que hay de estar o no estar en cada momento. En la segunda parte de esta estrofa, sin embargo, hay una esperanza porque, pase lo que pase, siempre hay alguien que no deja que caigas y que te ayuda a seguir adelante, aunque sea en el último momento.

En la última estrofa aparece de nuevo la cigarra, pero en este caso no como metáfora de la muerte, sino como metáfora de la transformación, del resurgir de la vida. La cigarra, si es ninfa, se hunde en la tierra y desaparece bajo ella para volver a resurgir llena de vida y con capacidad para reproducirse, renovarse, continuar engendrando vida. Como un soldado perdido en la batalla, al que todos creen muerto y, en contra de lo que todos pueden pensar, aparece vivo ante los suyos.
La vida es una constante lucha para ser uno mismo y mostrarse cual tal cual somos ante los demás. Esto supone un esfuerzo y la convicción de que seremos fuertes ante cualquier tipo de crítica.

Analizado por Susana en Poemas.de