Chau Pesimismo, Mario Benedetti

Publicidad
Ya sos mayor de edad
tengo que despedirte
pesimismo

años que te preparo el desayuno
que vigilo tu tos de mal agüero
y te tomo la fiebre
que trato de narrarte pormenores
del pasado mediato
convencerte de que en el fondo somos
gallardos y leales
y también que al mal tiempo buena cara

pero como si nada
seguís malhumorado arisco e insociable
y te repantigás en la avería
como si fuese una butaca pullman

se te ve la fruición por el malogro
tu viejo idilio con la mala sombra
tu manía de orar junto a las ruinas
tu goce ante el desastre inesperado

claro que voy a despedirte
no sé por qué no lo hice antes
será porque tenés tu propio método
de hacerte necesario
y a uno lo deja triste tu tristeza
amargo tu amargura
alarmista tu alarma

ya sé vas a decirme no hay motivos
para la euforia y las celebraciones
y claro cuandonó tenés razón

pero es tan boba tu razón tan obvia
tan remendada y remedada
tan igualita al pálpito
que enseguida se vuelve sinrazón

ya sos mayor de edad
chau pesimismo

y por favor andate despacito
sin despertar al monstruo

>> Siguiente >>

Análisis

El poeta quiere dejar atrás, después de mucho tiempo, la tristeza, el pesimismo. Ese sentimiento es algo que ha llevado con él durante muchos años. Lo personifica y se dirige a él para decirle que ya ha llegado el momento de que desaparezca. Es difícil pero quiere ser feliz. El pesimismo se resista a separarse cuantos más pasos da. Cuanto más desea el poeta alejarse de él, el pesimismo más quiere aferrarse.

Publicidad

Este sentimiento negativo se apoya en las dudas y los sentimientos negativos que el poeta tiene o recuerda. Sin embargo, está decidido a dejar atrás este sentimiento y le duele el pensar que tenía que haberlo hecho muchísimo antes. El pesimismo, personificado, hace que la persona se sienta dependiente de esos pensamientos negativos como algo natural y lucha para no marcharse.

El poeta piensa en lo que ha decidido y se da cuenta de que tiene que ser así. En el fondo, el pesimismo es algo que no tiene sentido y hay infinitas razones para ser feliz. El poeta vuelve a repetir que lleva demasiado tiempo en su vida y lo despide, pidiéndole que se vaya tranquilo y sin hacerle sufrir.

En este poema vemos como el pesimismo, este sentimiento negativo, ha sido parte importante, desde el punto de vista personal, de la trayectoria vital del poeta y se ha dado cuenta, en algún momento del mismo, de que la felicidad es posible, pero para ello hay que enfrentarse a uno mismo, pararse, pensar y tomar decisiones esenciales, cambiando la mirada, la forma de ser y avanzar en consecuencia.

Para ello, el poeta reflexiona acerca de lo que le ocurre y se da cuenta de que el pesimismo ha sido, en su caso, una forma de vida y descubre cómo ha minado la misma durante demasiado tiempo. Es capaz de ver que existen mucho más motivos para ser feliz que para lo contrario pero exige una decisión tajante y definitiva, exige una fuerza de voluntad de la que, hasta ese momento, había carecido. Sin embargo, quiere que esa ruptura no sea dolorosa y busca apartarla de su vida de una manera tranquila, evitando así cualquier tipo de sufrimiento.


Volver Inicio