Canje, Mario Benedetti

Publicidad
Es importante hacerlo

quiero que me relates
tu último optimismo
yo te ofrezco mi última
confianza

aunque sea un trueque
mínimo

debemos cotejarnos
estás sola
estoy solo
por algo somos prójimos

la soledad también
puede ser
una llama.

>> Siguiente >>

Análisis

En este breve poema, el poeta se dirige a una mujer. Le invita a un canje sentimental. Por un lado él quiere que le hable, que le diga cómo es posible que sea tan optimista. A cambio él le ofrece confiar en ella. Es un intercambio de dos personas que no tienen a nadie, pero que pueden provocar que haya una nueva llama entre los dos y haciendo que la soledad desaparezca.

Publicidad

En este caso, la temática de la soledad aparece reflejada al final de este poema. En ningún momento se nos dice cuáles son las causas por las que, tanto el poeta la mujer, están solos. Únicamente se nos plantea la situación que ambos viven y la solución que le ofrece el poeta a ella.

Por otro lado el poeta destaca la importancia de la confianza, de cómo dos personas tienen que llegar a un punto de acuerdo en común basado en la sinceridad, en el conocimiento mutuo y, fruto de éste, es posible iniciar una relación, ya sea personal, de amistad, íntima o cualquier otra.

También podemos extraer de este poema que la visión del poeta es mucho más negativa que la de la mujer. Hay más predisposición a la relación por parte de la mujer que el hombre, porque su mirada es mucho más optimista que la de él. Es por ello que sentimos una cierta desconfianza de la parte masculina. De ahí que él tenga la necesidad de conocer primero a esta mujer, para así poder darle esa confianza que quiere dar, que él quiere ofrecer.

La soledad, para el poeta, también puede ser perfectamente el punto de inicio de una relación íntima y personal entre ambos. Es esta la que los ha hecho conocerse, es a partir de ella que intiman y se sinceran en el uno con el otro y, finalmente, es la propia soledad la que se va difuminando y dejando entrar una vía de unión entre ambos.

Ese trueque, ese cambio sentimental entre ambos, es un reflejo de las relaciones actuales. Ya no hay una entrega mutua basada únicamente en la atracción. Hablamos una relación en la que todo se piensa, en la que se medita los pasos a dar para acercarse definitivamente, hablamos de un pacto entre dos personas que sopesan el estar juntas, pero que desean conocerse antes de dar el paso definitivo.


Volver Inicio