Barrio Recuperado, Jorge Luis Borges


 

Sigue con el Análisis o saltar a Todos los Poemas de Jorge Luis Borges

Borges nació en Buenos Aires en 1899. Muchos ya lo sabréis, pero en este caso no se trata de un dato meramente biográfico. “Barrio recuperado” es un poema que trata sobre Buenos Aires como tantos y tantos escritos del autor argentino. Porque Borges siempre se consideró porteño, pero tuvo tiempo de entrar en contacto con otras culturas en su juventud.

En 1914 acompañó a su familia a Europa, y pasó tiempo en Suiza y España, para volver rumbo a Argentina en 1921. Fueron unos 7 años fuera de Buenos Aires, los suficientes para que el reencuentro encendiese su creatividad. “Barrio recuperado”, pertenece a Fervor de Buenos Aires, el primer poemario de Borges publicado en 1923.

Borges dijo que nunca se alejó de los poemas de su primer libro

En una de las reediciones corregidas por el propio autor y publicada a finales de los 60, Borges decía que nunca se había alejado mucho de este libro, que su obra posterior era una reescritura de los mismos poemas, acudiendo a los mismos temas una y otra vez, como si el germen de toda su obra estuviera en este primer libro.

Son declaraciones muy Borges y a las que tampoco hay que hacer demasiado caso, ya que en otras ocasiones decía que convenía deshacerse de casi toda su obra, solo salvando algunos de los libros escritos al final de su carrera…

De cualquier forma, buena parte de los escritores muestran en sus primeros trabajos el embrión de su futuro artístico tanto en estilo, como sobre todo en temáticas. Borges no es diferente.

“Barrio recuperado” es un homenaje a su Buenos Aires

En este sentido, “Barrio recuperado” (o “Barrio reconquistado” como le rebautizó muchos años después, curioso matiz el que se desprende del cambio) es un homenaje a Buenos Aires, a la ciudad que dejó años atrás y que vuelve a encontrar, a recuperar, a reconquistar. Tal vez la tormenta que vivimos en este poema, sea una metáfora de lo que el autor vivió al otro lado del Atlántico, o lo que vivió la propia ciudad (o las dos cosas).

Un temporal de verano barre la ciudad, la limpia con su agua purificadora permitiendo que los habitantes renueven su visión del barrio, vuelvan a disfrutar de la belleza de lo cotidiano. No es baladí que el yo lírico sea en este caso un ‘nosotros’, los habitantes de la ciudad. Borges es uno más, entre los bonaerenses, al menos en este poema.

Una tormenta que refresca la belleza de nuestra ciudad oculta por el polvo de la rutina

El gran hallazgo de “Barrio recuperado” está en el juego que se articula con esta tormenta de verano. La ciudad siempre está ahí, transitamos sus calles, giramos sus esquinas, nos empapamos con sus olores, pero a veces se nos olvida percibir la belleza de la ciudad oculta tras la rutina.

Por eso la tormenta nos refresca la mirada. Recuperamos el barrio, y nos volvemos a echar a las calles con renovado entusiasmo. Borges también reconquista la ciudad tras su ausencia, tras su propia tormenta.

Analizado por David Rubio en Poemas.de