La Barca Futura, Andrés Eloy Blanco

Publicidad
Río de las Siete Estrellas,
camino del Libertador,
sangre del Corazón de América,
¡aorta que no sale del corazón!

Río delgado de las fuentes
río colérico de los saltos,
río de las siete estrellas,
que en la Fuente no llenas el hueco de las manos
y luego eres el sueño de un mar sin continencia!

Río brujo, que te pintas de todos los cielos,
Río de La Urbana, planicie pampera,
Río de San Félix, solución de gloria,
Río de Angostura, cauce de la guerra,
Río de Barrancas, Río de pensar
cómo puede haber tanta agua en la Tierra,
Río de nuestra Esperanza,
cuando la Esperanza sea!
Río de nosotros, nuestro espejo mismo,
espejo de esta alma nuestra,
por la cual, incansable como tú de horizontes,
trasudamos en vueltas y revueltas!,P> No he de poner mis manos sobre tu lomo,
no he de pintar tus riberas,
que si en la izquierda tienes el corazón de las ciudades,
en la derecha levantas el brazo de las selvas;
no he de tocar tus aguas, tus millones de gotas,
que son el diezmo de las cumbres para el culto de las praderas,
no he de caminar por tus ondas,
que ya vendrá el Maestro caminando por ellas.

Sólo quiero ensanchar los ojos
hacia el desfile futuro que por tus aguas navega
y hacia el desfile del pasado,
hacia la realidad y la promesa,
hacia la barca de Antonio Díaz
y hacia el hondo sueño en que sueñas
con la proa del acorazado,
como los niños campesinos con su vapor de cuerdas,
con el barco de acero
que avance hacia tus fuentes aureolado de velas
y parada en el tope la paloma del Iris,
abierto el pecho por tus Siete Estrellas...

>> Siguiente >>

Análisis

Un nuevo poema de exaltación de la figura de Simón Bolívar y de cómo su labor política y militar fue esencial para la liberación de América de la influencia del imperio español. Había un grito social para ser libre, una base y, sobre esa, que se pensaba pobre y sin fuerza, Simón Bolívar la tomó y la hizo realidad. Hizo de un sueño algo posible.

Publicidad

Así, su labor y su recorrido desde El Salvador, Brasil, pasando por Panamá, Venezuela y Argentina. Hizo levantar al pueblo, hacerle pensar y hacer que se diera cuenta del poder del mismo. La esperanza se expandió y recorrió los países como un río. Ese río, además de la esperanza, era el empuje del propio pueblo. Su trabajo por la liberación fue enorme.

El poder político no importa porque Simón Bolívar lo cambió todo, sin importar ideología o credo. El cambio fue social de una manera profunda y el pueblo lo siguió. Ese cambio influyó en todos los demás. El poeta pone en valor toda la labor realizada por este personaje, desde el punto de vista social, político, económico y en el cambio y liberación de los países americanos. Lo hecho quedó en la historia como referente, no sólo en los mayores sino también para las nuevas generaciones. No se puede entender la América actual sin su figura.

Después de haber leído algunos poemas similares del mismo escritor, acerca de la exaltación de una figura tan importante como Simón Bolívar, notamos que, de alguna manera, quedan un poco vacío de contenidos. Si bien es cierto que su figura es importante, la reiteración de lo realizado por él, de la importancia que tuvo y de cómo el pueblo siguió, en cada uno de los poemas que este escritor ha realizado, hace que pierdan originalidad y, sobre todo, cierto interés.

Lo que sí hay que tomar el valor es que el escritor plantea muy bien los poemas, en el sentido de que cada uno de ellos aporta algún tipo de información diferente acerca de los mismos hechos, por lo que, si los juntamos todos, veremos que en conjunto crean una historia sobre el personaje. Todos ellos están conectados.


Volver Inicio