Amiga a la que amo…, Rubén Bonifaz Nuño

Publicidad
Amiga a la que amo: no envejezcas.
Que se detenga el tiempo sin tocarte;
que no te quite el manto
de la perfecta juventud. Inmóvil
junto a tu cuerpo de muchacha dulce
quede, al hallarte, el tiempo.

Si tu hermosura ha sido
la llave del amor, si tu hermosura
con el amor me ha dado
la certidumbre de la dicha,
la compañía sin dolor, el vuelo,
guárdate hermosa, joven siempre.

No quiero ni pensar lo que tendría
de soledad mi corazón necesitado,
si la vejez dañina, perjuiciosa
cargara en ti la mano,
y mordiera tu piel, desvencijara
tus dientes, y la música
que mueves, al movere, deshiciera.

Guárdame siempre en la delicia
de tus dientes parejos, de tus ojos,
de tus olores buenos,
de tus brazos que me enseñas
cuando a solas conmigo te has quedado
desnuda toda, en sombras,
sin más luz que la tuya,
porque tu cuerpo alumbra cuando amas,
más tierna tú que las pequeñas flores
con que te adorno a veces.

Guárdame en la alegría de mirarte
ir y venir en ritmo, caminando
y, al caminar meciéndote
como si regresaras de la llave del agua
llevando un cántaro en el hombro.

Y cuando me haga viejo,
y engorde y quede calvo, no te apiades
de mis ojos hinchados, de mis dientes
postizos, de las canas que me salgan
por la nariz. Aléjame,
no te apiades, destiérrame, te pido;
hermosa entonces, joven como ahora,
no me ames: recuérdame
tal como fui al cantarte, cuando era
yo tu voz y tu escudo,
y estabas sola, y te sirvió mi mano.

>> Siguiente >>

Análisis

El poeta habla de una mujer con la que tiene una relación de amistad y también íntima. El poeta desea que ella no envejezca y se mantenga joven. Desea que el tiempo sea benigno con ella. Su belleza los unió como amigos y en la intimidad. Le hace feliz y no desea que el tiempo, la edad, la aje.

Publicidad

No quiere que las señales de la vejez, desde el punto de vista físico, aparezcan. Tampoco desea que su forma de bailar empeore, porque es parte de su fortaleza, vitalidad. Quiere tener siempre el recuerdo de su juventud en su memoria. Para él, su belleza tiene luz propia, calor y tiene presente su olor, los recuerdos de su cuerpo desnudo y lo que compartieron en la intimidad.

Su belleza, para el poeta, es como la belleza clásica de las mujeres con sus cántaros, que iban a buscar agua y movían sus caderas. Le pide que cuando aparezcan los signos de la edad en él, ella lo abandone, deje de estar a su lado. Quiero recordarla joven y no desea que éste con un viejo. Quiere que guarde el recuerdo de él como apoyo, como hombre fuerte, como compañero, como persona que fue importante para ella y no como una persona dependiente, vieja.

En este poema hablamos de dos temas fundamentales. Por un lado el amor entre dos personas que llevan mucho tiempo juntos, que todavía son jóvenes, pero que tienen una trayectoria importante en común, íntima y personal. No solamente comparten una vida sin estar juntos, sino que comparten una vida en la que se auna lo mejor de la sexualidad con lo mejor de la amistad.

Por otro lado, este poema también habla del paso del tiempo y cóo este nos afecta físicamente. Es por ello que, para el poeta, la certeza de la vejez es algo que no quiere para él y tampoco para ella. Es por ello que prefiere que estén separados en cuanto aparezcan los primeros signos, ya que se implica una serie de pérdidas que el poeta no quiere tener. Él quiere mantener siempre el recuerdo de su amiga, de su amada, intacto y también desea que su recuerdo, permanezca igual para ella.


Volver Inicio