Si Alguien Llama a tu Puerta, Gabriel García Márquez

Publicidad
Si alguien llama a tu puerta, amiga mía,
Y algo de tu sangre late y no reposa
En su tallo de agua, temblorosa,
La fuente es una líquida armonía.

Si alguien llama a tu puerta y todavía
Te sobra tiempo para ser hermosa
Y cabe todo abril en una rosa
Y por la rosa se desangra el día.

Si alguien llama a tu puerta una mañana
Sonora de palomas y campanas
Y aún crees en el dolor de la poesía.

Si aún la vida es verdad y el verso existe
Si alguien llama a tu puerta y estas triste,
Abre, que es el amor, amiga mía.

>> Siguiente >>

Análisis

Un nuevo soneto de García Márquez nos introduce y nos hace conocer más esa parte poética del autor. En este caso, el amor puede llegar en cualquier momento y el poeta invita a la mujer a que deje que entre, que lo viva y se bañe de amor, que la puede llenar por completo y hacerla feliz.

Publicidad

En la primera estrofa de este soneto, el amor provoca que el cuerpo se altere, que todo sea nuevo, diferente que la sangre y la mente se aceleren, pero lo más importante es que nace una nueva ilusión para todo.

En el segundo cuarteto García Márquez nos invita a que no nos importe en qué momento de nuestra vida aparezca el amor. Lo importante, en este caso para la mujer, es que éste le haga sentir nuevamente hermosa, que sienta que pueda dar mucho más de lo que piensa, que pueda amar nuevamente.

En el primer terceto el amor hace que todo tenga sonido, pero también implica que pueda acabarse y producir dolor. Esto es muy importante ya que por un lado invita a la mujer amada y por otro lado la pone frente al espejo para que sea realista y, si se acaba, no cierre las puertas a una nueva relación, a un nuevo aire que la haga sentir.

En el segundo terceto, García Márquez se dirige a la mujer que quiere vivir, a la mujer que ama la poesía, a la que no tiene miedo, etc. A ella le dice que lo mejor es que se entregue al amor, que abra las puertas de su casa, de su cuerpo, de su alma, de su vida porque hay mucho que vivir, hay mucho por lo que apasionarse nuevamente.

Por lo que podemos leer en estos versos, García Márquez es un enamorado de la felicidad y le canta para que toda mujer, sin importar quién sea, como sea, etc., viva una vida plena en todos los aspectos. Pero lo que más importa el poeta es el aspecto personal, el aspecto sentimental, que es lo que, entre otras cosas va a llenar a una mujer en muchos aspectos de su vida y en cualquier momento, ya sea en su juventud, en su madurez o su vejez.

A diferencia de otros poetas, no busca un estereotipo, no busca una edad determinada, busca el amor para cualquier mujer, desea la felicidad de lo femenino tanto desde el punto de vista vital, como desde el punto de vista sexual y erótico.


Volver Inicio