A Tientas, Mario Benedetti


 

Análisis de A Tientas

Cuando tenemos algo seguro nos asusta lo nuevo por miedo a perder lo conseguido. Sin embargo, el ser humano, si quiere, puede saber lo que vendrá. Distingue la luz de la oscuridad, lo que no es nada, sólo restos. Reconoce al hipócrita, lo viejo y caduco, lo que es sólo belleza exterior, las dudas de los demás porque conocemos las nuestras.

Avanzamos con miedo, despacio, buscando amores pasados o que no aportan nada. Sin embargo el miedo no importa, así como tampoco las dudas y la incertidumbre del camino, el tiempo que nos llevará recorrerlo o a quien nos encontraremos. No importa porque nos tendremos a nosotros mismos y avanzaremos aunque no haya luz. Nuestro destino es avanzar en nuestro camino sin saber qué es lo que nos encontraremos.

El miedo al cambio, a lo nuevo es algo de lo que nos habla el poeta en estos versos. Nadie conoce qué es lo que nos puede ocurrir, a quién podemos conocer en nuestro camino vital. Únicamente sabemos lo que nos ocurre en el presente. El miedo en el ser humano es un mecanismo de defensa innato. Sin embargo, el poeta nos invita a no pensar en ello y lanzarnos a lo desconocido.

Lo desconocido implica inseguridad, implica la novedad y también implica alegrías, tristezas y sufrimiento. Pero al mismo tiempo también significa avanzar, llenar nuestra mochila con momentos irrepetibles que, seguramente, jamás volveremos a vivir. Pero tenemos que hacerlo sabiendo que todo lo que venga será desconocido. Iremos a ciegas sin tener dónde asirnos, apoyarnos. Además, nadie garantiza que no quedemos dañados en el camino o, quizás, todo lo contrario. Todo depende de que demos ese primer paso, de que el miedo inicial sea la fuerza para iniciar un nuevo viaje personal, trascendente.

Cuando acabamos de leer este poema, sentimos cómo el poeta parece haber hecho ese viaje, haber pasado por esas etapas vitales que, cada uno de nosotros, recorrerá a ciegas, sin saber lo que ocurrirá, desconociendo qué personas entrarán en nuestra vida y serán parte de nosotros el resto de nuestra trayectoria vital o no. Lo esencial es tener la valentía de avanzar.

Analizado por Susana en Poemas.de