La cojita está embarazada, Jaime Sabines


 

Análisis de La cojita está embarazada

El poeta se fija en una mujer coja y embarazada. Su minusvalía es evidente. El embarazo ha cambiado su mirada, sus ojos. Parece que tiene más vida, más belleza y que ven lo que le rodea de otro modo. La cojera le hace sufrir y es consciente que el embarazo acentúa su dolor y molestia en la pierna.

Sin embargo, el sentir una vida en su interior le hace feliz y le da más fuerza, algo que transmite a los demás. Ella es feliz y canta de alegría. Parece que, de la misma forma que está coja de un pie, está también coja de amor. Los últimos versos del poema nos hacen intuir que el padre de su bebé no está a su lado.

Estamos ante un poema, como hemos visto en otros, en el que se nos presenta una situación muy concreta. En este caso el de una mujer que está coja de una pierna y que está embarazada. Es algo simple, algo que aunque no es demasiado habitual tampoco es algo extraño. Sin embargo, el poeta quiere destacar algunos elementos del embarazo para darle otro enfoque.

Por un lado nos habla de una mujer que, aunque sufre y padece dolor por el embarazo, éste le ha devuelto la felicidad, la alegría y hace que vea todo lo que rodea, a todas las personas que conocen y al mundo de una forma más amable, mejor. Está tan feliz tener por poder tener un hijo, que físicamente la ha cambiado haciendo que ese brillo especial que tiene la mujer embarazada, lo transmita a los demás y que estos se den cuenta.

Por otro lado, en los últimos versos del poema nos da una información muy relevante. Por un lado la felicidad de la mujer por estar embarazada y por otro nos damos cuenta de que el padre no está a su lado y, además, tenemos casi la certeza de que o la ha dejado o la ha abandonado. Es por ello que el poema se transforma en una lucha de una mujer soltera, embarazada y sin pareja, que lucha por salir adelante con un embarazo que desea y que la ha transformado por completo.

Analizado por Susana en Poemas.de