Canción de la Muerte, José De Espronceda


 

Análisis de Canción de la Muerte

La muerte es algo real identificable para el ser humano. Somos conscientes de, en algún momento, nos llegará ese día. La muerte es descanso, un lugar acogedor para el ser humano cuando la parca viene a buscarnos. Cualquier dolor de alma, preocupación, etc., desaparecen cuando ella llega y todo se vuelve tranquilidad, serenidad. Es una nueva vida cuando la terrenal termina.

La muerte es consciente de la tristeza y melancolía que lleva consigo. Al mismo tiempo, es descanso para el ser humano y acoge a este cuando le abraza. La muerte es sincera, real, verdadera. La muerte es también amor a la vida. Por eso es amorosa con quienes está y se lleva. La muerte es también, como no podía ser de otra manera, amor.

La muerte es algo desconocido que la ciencia no sabe cómo descubrir. Está presente siempre, desde que nacemos, e influye en lo real, lo místico (tarot) y lo onírico. La muerte es el paso de lo terrenal, de lo temporal, a lo eterno. Nuevamente el poeta nos muestra a la muerte como un momento de descanso. Dejamos de sufrir y todo es tranquilidad, dejarse llevar y, sobre todo, dejamos de ser nosotros mismos. Hay una transformación.

El poeta siente que el ser humano vive una realidad que no es la real desde todos los puntos de vista, ya sean amoroso, personal, social y religioso, etcétera. Todas sus esperanzas son irreales. El poeta desea que la muerte llegue porque el dolor de esta, cuando aparezca, será realmente sincera. El poeta le dice a la muerte que él la consolará cuando llegue su momento, porque siente que cada persona que se lleva le produce una herida en su corazón, aunque sea de la parca.

En esta ocasión, la muerte en la poesía pueda ser un tema recurrente en muchos autores. En este caso, la visión del poeta Espronceda es tranquila, serena y de aceptación hacia un momento de nuestra vida que no podemos evitar por mucho que lo deseemos. El poeta se pone en la piel de la propia muerte y por eso es comprensivo con ella, entiende el porqué de lo que hace y también del sufrimiento que lleva consigo la propia muerte.

Analizado por Susana en Poemas.de