Ayer, Mario Benedetti


 

Análisis de Ayer

Cuando sufrimos, cuando no estamos bien con nosotros mismos, todo lo vemos negativo y el paso del tiempo se hace largo y pesado. Cada día que pasa es un día perdido y sentimos que nos va a costar estar mejor y ahondamos en lo negativo. Todas esas sensaciones y sentimientos se reflejan en nuestro rostro.

No podemos dar marcha atrás a nuestra vida, no podemos hacer que el tiempo gire al revés. Nuestra negatividad hace que nos sintamos presos de algo que no es real y dudamos de nosotros mismos, de nuestra capacidad. El tiempo se lleva nuestra energía, nuestra vida, nos hace dependientes de nuestra propia negatividad.

El tiempo pasa y la vida, nuestra historia, se va con ella. Si no la vivimos vienen los reproches y el dolor, nos acostumbramos a ese estado, a esa espiral de dolor, sufrimiento y, al final, sólo queda lo negativo, recuerdos oscuros y la soledad de uno mismo, sin que podamos hacer nada.

Cuando acabamos de leer este poema nos queda una sensación oscura, una incomodidad porque podemos sentirnos reflejados en él cuando recordamos algún momento de nuestra vida. Todos hemos pasado por algún proceso de soledad, de tristeza, en el que nos hemos estancados sin saber qué hacer y, sobre todo, entiendo que cuanto peor nos sentíamos, más difícil era salir adelante.

Es por ello que este poema refleja muy bien ese proceso por el que muchas personas pasan en algún momento de su vida. Estas cuatro estrofas concentran muy bien no solamente esos sentimientos negativos que todos hemos tenido, sino también nos muestra de una manera clara la visión del poeta.

Algo que también es importante es cómo de una forma sutil el poeta nos habla de cómo el ser humano se recrea siempre en el pasado y en como este nos afecta de una manera directa. Cuando uno es consciente de que no se puede volver atrás y que el tiempo que se ha perdido no se puede recuperar, en muchas ocasiones entra en una espiral de negatividad, de tristeza, de sufrimiento que consume más a la persona y le impide continuar con su camino vital, lo estanca.

Pero también es un poema que nos da algunas pistas del porqué de estos sentimientos del poeta. En el segundo verso de la última estrofa, intuimos que ese sentimiento negativo, de fracaso del poeta, se debe a una relación amorosa que, seguramente, ha terminado de una manera dolorosa. Los recuerdos y las dudas del poeta hacen que ese pasado reciente sea doloroso y, sobre todo, le impide avanzar, salir de ese sentimiento de tristeza interior.

Analizado por Susana en Poemas.de