Amor mío, mi amor, Jaime Sabines


 

Análisis de Amor mío, mi amor

amor-mioEl poeta Jaime Sabines (1926-1999), autor del poema “Amor mío, mi amor”, fue uno de los más relevantes poetas mexicanos del siglo XX. Su padre, Julio Sabines, quien emigró desde el Líbano a Latinoamérica, le inculcó desde pequeño un gran interés por la literatura. La figura de su progenitor no sólo lo condujo a la literatura sino también a la política; y observamos lo importante que fue para él en su quizás más célebre poema Algo sobre la muerte del Mayor Sabines.

La poesía fue para Sabines un instrumento de comunicación entre las diferentes almas. Trató de expresar sus sentimientos más sinceros y personales de la manera más sencilla y espontánea. De esto resultó una natural y exquisita poesía cuyos temas tratados fueron muy variopintos. No obstante, los temas fundamentales fueron las reflexiones sobre la muerte, la soledad del ser humano en su efímera existencia, el descontento o inconformismo del hombre social y por supuesto, el amor.

Los poemas de Sabines, además de caracterizarse por la naturalidad de sus temas, poseen en general, un tono bastante coloquial. Él no trató de embellecer sus versos con complicadas palabras o construcciones, más bien compuso sus versos desde su subconsciente; de hecho llegó a afirmar que cuando releía sus poemas sentía que habían sido escritos por otra persona.

La visión que Sabines posee del amor es muy auténtica y sensual. Quizás nos encontremos ante el poema sabineano de amor por excelencia junto a Los amorosos y No es que muera de ti, otros de sus grandes poemas.

Con este poema que nos ocupa, Amor mío, mi amor, se dirige a la persona amada para dedicarle la confesión de los más bellos y sinceros sentimientos. El tema fundamental es el amor en puro estado, el amor que siente una persona perdidamente enamorada de otra.

Para la estructura externa del poema Sabines elige un orden inusual en su literatura. Veintiún versos se encuentran organizados en cuatro estrofas de cuatro versos cada una, una estrofa de tres versos y una última estrofa de dos versos. Estos versos son en su mayoría de arte mayor (endecasílabos) y la rima va alternando verso libre con rima asonante. En cuanto a la estructura interna, podemos dividirlo en cuatro partes fundamentalmente. En la primera parte (versos 1-4) el poeta quiere hacer sentir a la persona amada la fuerza de su amor. En la segunda parte (versos 5-8) reconoce la adicción que siente por la persona amada. La tercera parte (versos 9-12) la dedica a confesar los sentimientos paradójicos que puede provocar el amor. La última parte, que llega a ocupar las tres últimas estrofas, la dedica a la descripción de unos sentimientos más carnales aunque también amorosos.

Si bien el poeta, como ya hemos señalado, emplea un vocabulario sencillo y cercano, consigue embellecer sobremanera sus versos mediante numerosos y armoniosos recursos literarios. Predominan los recursos que intensifican el ritmo y las metáforas, paradojas e hipérboles. Hallamos el recurso de la anáfora en varias ocasiones: “Amor mío, mi amor, amor hallado” (verso 1); “Quiero comer contigo…” (verso 3). En la segunda estrofa se encuentra la derivación, por ejemplo: “Me lo digo, lo dicen en mi cuerpo (…) lo dice este dolor…” (versos 5-7). En la tercera estrofa hay geminación: “te quiero, amor…” (verso 9); y similicadencia: “absurdamente, tontamente…” (versos 9-10). Entre las metáforas: “los hilos de mi sangre acostumbrada” (verso 6); “lo dice este dolor y mis zapatos…” (versos 7-8); “…sábanas tibias de tu cuerpo” (verso 15); y “cabellera del aire desvelado” (verso 17). Y paradoja: “y diciéndote adiós…” (verso12).

Este poema puede recordarnos a la famosa Oda al amor de Pablo Neruda, quien también dedicó al amor una parte de su creación y fue para Sabines una importante influencia; aunque Neruda en su Oda al amor se dirige al Amor propiamente dicho y Sabines, por el contrario, se está dirigiendo a una persona en concreto a la cual ama.

Analizado por Victoria en Poemas.de